El pueblo cerrillano quiere recuperar su pasado, aquel del clima ideal que invitaba a pasar tranquilos fines de semana, disfrutar de su plaza y en los carnavales divertirse.
Eso significa proyectar cambios y la comuna comenzó con una actividad que necesita del apoyo de todos: el arbolado público, para el cual el fin de semana pasado se hizo una primera entrega con 200 árboles de un total de mil que prevén plantar en veredas y espacios públicos.
Fresnos, arces, lapachos y otras especies autóctonas ya esperan encontrar su lugar en el plan de adopción y padrinazgo de árboles, un proyecto conjunto entre la Municipalidad y la Escuela Agrotécnica "Pacto de los Cerrillos", por el que alumnos, docentes y funcionarios acompañarán una campaña educativa para el cuidado y seguimiento del estado general de los árboles. El sistema de padrinazgo pone el eje en la responsabilidad social, por lo que los vecinos "adoptarán" un árbol para cuidarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora