Un argentino y su hija de 7 años, quienes habrían desaparecido en un pozo con agua de Florianópolis, eran buscados ayer, en forma intensa por efectivos policiales brasileños.
El viernes pasado al mediodía Javier Caballero y sus hijas, Candelaria de 9 años y Trinidad, de 7, salieron a caminar por el morro en la zona de playa Ingleses, pero no volvieron al hotel.
La esposa de Caballero, Analía, se alarmó cuando eran las 21 y no habían vuelto ninguno de los tres, por lo que dio aviso a la Policía local.
El testimonio de la otra hija
La búsqueda se prolongó sin éxito hasta las 2 del sábado, pero ya por la mañana un grupo de pescadores halló a Candelaria en estado de shock y fue llevada en helicóptero.
Ahí fue que la nena contó que su hermana había caído en un pozo y que el padre intentó rescatarla y después no los vio más.
Asustada, se alejó del lugar cuando su padre comenzó a hacer las maniobras para rescatar a Trinidad.
Ella se quedó con el teléfono celular del padre y luego de caminar varias horas y ser sorprendida por la llegada de la noche usaba el aparato para alumbrarse.
La niña contó que caminó varias horas hasta la zona en donde fue hallada por pescadores.
"Candelaria estuvo toda la noche sola, perdida y gracias a Dios la pudieron encontrar. Ella relata que la hermana se cayó al agua y el padre se tiró a buscarla. Solo dejó un celular, estuvo toda la noche y lo usaba para alumbrarse", explicó Germán Greco, hermano de Analía, en declaraciones formuladas a una señal de cable.
Sobre el estado de salud de la pequeña, Greco contó que estaba bien, con "algunos rasguños, pero que ahora está muy contenida", al tiempo que reveló que gran parte de la familia viajó a Brasil para contener a la nena y a la mamá.
"Estamos esperando algún tipo de noticias. Siguen buscando a Javier y a Trinidad. Estamos a la espera, buscando el milagro", agregó el familiar de los desaparecidos.
Asimismo, el tío de las niñas explicó que el día anterior habían ido a caminar por ese lugar y les habían mandado fotos por WhatsApp.
Además, sostuvo que el morro es una zona peligrosa porque hay que caminar a la vera del mar, pero aclaró que no había carteles que impidieran el paso.
floripa.jpg
Intensas búsquedas
El cónsul argentino en Florianópolis, Alejandro Verdier, sostuvo que "la Policía Militar y el cuerpo de bomberos no cesan en el trabajo" y agregó que "hay buzos tácticos y gomones buscando a estas dos personas".
"La gente no conoce la geografía y suele salir a hacer trekking", indicó Verdier en declaraciones formuladas a Radio 10.
La familia es oriunda de la localidad bonaerense de Wilde, partido de Avellaneda, había llegado el 15 de enero a Florianópolis, y tenía previsto quedarse hasta hoy en tierras brasileñas.
Sin carteles de alerta en la zona
El lugar donde desaparecieron los turistas es una zona rocosa, bastante peligrosa y sin carteles que prohíban el paso.
La playa de los Ingleses, en la isla de Santa Catarina, es uno de los lugares preferidos por los argentinos para veranear.
Lugares como Cansvieiras, Joaquina y el mismo Florianópolis son invadidos cada verano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora