Las filas de automóviles volvieron a aparecer en distintas estaciones de servicio. En la provincia, la falta de combustible sigue sin resolverse, de acuerdo a un relevamiento realizado por El Tribuno en la capital y el interior salteño.

Ayer, el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de la Provincia, Ricardo Stella, dijo que el problema radica en que la demanda es alta y la provisión del combustible por parte de las petroleras a las estaciones de servicio es deficiente y cada vez más espaciada.

Anoche, cuatro responsables de estaciones de servicio capitalinas dijeron a El Tribuno que estaban sin combustibles desde la mañana. Otras dos fueron abastecidas por camiones recién a la noche.

Los dueños de las estaciones miran con preocupación el panorama aunque con cierta cuota de optimismo, esperan que este fin de semana “no sea caótico como el que pasó”.

El problema es que el combustible que les mandan las petroleras no les dura más de un día y la demanda de los consumidores locales es cada vez más alta.

Stella explicó que el problema sigue siendo el mismo: “hay una demanda superior a lo que se está produciendo”. Agregó que la provisión del combustible, a cargo de las petroleras, también es un problema porque “hoy no se recibe combustible todos los días”.

El empresario aclaró que los camiones cisternas “llegan en promedio cada dos o tres días y la carga que traen dura un día o día y medio”.

También adjudicó la escasez a la forma en que las petroleras organizan la provisión respecto de la logística. “Son 36 horas promedio para cargar, descargar y volver a la planta”, aseguró.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora