La expectativa por la reunión del presidente Mauricio Macri con los gobernadores de todo el país estaba centrada, sobre todo, en la posibilidad de alcanzar consensos políticos para una modificación de la ley de coparticipación federal, la cual establece el reparto de fondos de la Nación hacia las provincias pero también se habló del tema de la reforma electoral.
El presidente adelantó su intención de implementar una reforma electoral para que en los próximos comicios nacionales "se vote en todo el país con la mejor tecnología disponible en ese momento", y eliminar el sistema de boletas múltiples de papel.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, había adelantado que existe "la decisión política de impulsar un mayor federalismo, y de ordenar el esquema fiscal federal, que lamentablemente se ha venido desordenando mucho en estos últimos 20 años".
"Con diálogo con todos los gobernadores, vamos a empezar a darle orden, previsibilidad, y racionalidad al esquema de relaciones fiscales y financieras entre los distintos niveles de gobierno", abundó Frigerio.
Tras el encuentro, Macri afirmó: "Queremos un equilibro en la distribución de los ingresos". Y agregó que "la coparticipación fue un tema que salió varias veces", aunque aclaró: "Hay muchas cosas para resolver antes de una nueva ley. Quedamos comprometidos para trabajar en conjunto".

El sistema de reparto
La coparticipación federal es el sistema mediante el cual el Estado federal y los Estados provinciales dividen los ingresos obtenidos mediante la recaudación de impuestos directos o indirectos, determinados por el Congreso de la Nación.
Según el artículo tercero de esta ley, el monto total recaudado por los gravámenes se distribuye de la siguiente forma: el 42,34% en forma automática a la Nación y el 54,66% en forma automática al conjunto de provincias adheridas, monto conocido como "transferencias automáticas".
Pero a lo largo de los años, esta ley establecida en 1988 sufrió cambios a través de diversas medidas, acordadas por la Nación y las provincias, que fueron reduciendo la masa disponible para la coparticipación.
Para compensar en cierta medida la pérdida de los saldos coparticipables por parte de las provincias, se estableció un mecanismo mediante el cual se transfieren recursos desde el Tesoro Nacional hacia los ejecutivos provinciales.

La reforma electoral
Otro de los puntos en los que se hizo hincapié fue la idea de Macri de que "para 2019 se sincronicen todos los comicios", a fin de tener un cronograma electoral más ordenado que el de este año, el cual contó con numerosos desdoblamientos en las provincias.
"Después de la buena experiencia de Salta, la copiamos en la Ciudad y funcionó. La idea es que para las próximas elecciones se vote en todo el país con la mejor tecnología disponible en ese momento", señaló Macri. Al respecto, consideró que es necesario trabajar para llevarlo a todas las jurisdicciones para que, de este modo, no haya provincias que "sigan con sus sistemas antiguos", en alusión al sistema de boletas múltiples de papel.
En este sentido, también remarcó que "para 2019, el gran desafío es sincronizar de vuelta todas las elecciones" del país porque el desdoblamiento de los comicios implica un "despilfarro de recursos".
El presidente confirmó que se convocará a sesiones extraordinarias solo "si hay alguna urgencia" pero "por ahora no está previsto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora