El panorama en Coronel Moldes es desalentador: tres encadenados en la puerta de acceso, un empleado en el techo y buena parte de los trabajadores adentro de la casa municipal en una suerte de toma pacífica que impide cualquier tipo de actividad administrativa. "Es denigrante lo que pasa en este municipio y lo peor es la indiferencia de los funcionarios. En la audiencia de conciliación del martes, el intendente Osvaldo Darío García, sin inmutarse, dijo que no tiene plata y hasta reconoció que está sobrepasado en un 120% del presupuesto para pagar a los empleados", explicaron los secretarios de Interior, Julio Molina, y de Organización, Raúl Rodríguez, de ATE.
Coronel Moldes tiene un listado de 350 empleados, "pero hay unos 100 ñoquis de planta política y punteros que no cumplen tareas de ninguna índole y son sostenidos por el intendente", aseguran sindicalistas y empleados.
Los reclamos
Los reclamos de los moldeños son muy variados. Hay quienes aún no cobraron la totalidad del aguinaldo de 2014 porque les pagaron en cuotas; otros reclaman el de 2015 y muchos quieren que les paguen los sueldos adeudados desde hace 6 meses en algunos casos.
"García tiene adelantada la coparticipación, desde el Gobierno le piden que achique la planta, pero aquí se comenta que hace todo lo contrario. Hacen falta 500 mil pesos para ponerse al día, pero ese dinero, con recursos propios, no se recaudará nunca", le explicaron a El Tribuno los propios empleados y el gremio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora