Está sucediendo en Rumania: miles de mujeres ya lucen el mismo corte de pelo, una melena asimétrica en la que uno de los laterales de la cabellera queda mucho más corto que el otro.
¿Es esta la influencia de alguna celebridad que lo ha puesto de moda? No, se trata de algo mucho mejor.
Lo que está moviendo a estas mujeres a desprenderse de la mitad de su melena es, sorprendentemente, la solidaridad.
Se trata de una campaña de una organización no gubernamental para que las mujeres donen su cabello con el fin de fabricar pelucas para otras mujeres que están perdiendo el suyo como consecuencia de las sesiones de quimioterapia.
El cáncer es una enfermedad devastadora en muchos aspectos y uno de ellos es el impacto que tiene en la autoestima de muchas pacientes por el deterioro físico que sufren como consecuencia de los agresivos tratamientos. Una de las consecuencias más visibles de la quimioterapia es la pérdida masiva del cabello.
El problema es que, en Rumania, una de cada seis mujeres es diagnosticada con esta enfermedad cada año y las pelucas de pelo natural tienen un precio prohibitivo para la economía de la mayoría de la gente. Por eso la organización Fundatia Renasterea, en colaboración con la agencia McCann Bucarest, han llevado a cabo esta iniciativa, con el fin de poder proporcionárselas de manera gratuita a las pacientes que lo necesiten.
La idea ha sido un éxito absoluto gracias a su enfoque original y fresco: en lugar de centrarse en el tópico de la "donación", que no genera mucha empatía, lo que se ha hecho es animar a las mujeres a estar a la moda. Y vaya si lo han logrado: el detonante fue un programa de televisión en el que una conocida presentadora se hacía el corte de pelo en directo y a partir de ahí empezaron a sumarse a la causa peluquerías a lo largo y ancho del país que lo ofrecen manera gratuita. Diversas celebridades e incluso figuras políticas ya lucen este look solidario.
Así se logró que 2.400 mujeres donaran 92 kilos de cabello que serán empleados en 651 pelucas.
Según la agencia, se trata de una reinterpretación del famoso lazo rosa, una especie de marca de solidaridad denotativa.
Las mujeres con el mismo corte de pelo se reconocen en la calle y se crea entre ellas una sensación de complicidad, a la vez que se fomenta la solidaridad entre las personas y se genera esperanza para las pacientes. En términos numéricos, el éxito de la campaña queda reflejado en las cifras que ofrece la organización: en lo que va del año se ha recolectado 50 veces más cabello que el año pasado entero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora