El gobernador Juan Manuel Urtubey sostuvo que "la ley antidespidos no es el método más idóneo para garantizar fuentes de trabajo" y que "controlar la inflación demandará cinco años".
A su vez, su hermano José, miembro de la UIA, opinó que "un cepo laboral no solo es anticonstitucional sino contrario a los intereses de los trabajadores. No estamos en una situación de emergencia laboral", sentenció.
Sin embargo, la línea no es uniforme en el oficialismo. El diputado Javier David conjeturó ayer que "el Gobierno se habría ahorrado un dolor de cabeza de no haber cometidos errores políticos" en materia de crisis laboral.
A su vez, su compañero de bancada, Pablo Kosiner, sostuvo en una columna publicada por Télam que "se debate estos días una ley de emergencia pública ocupacional y es importante tener en cuenta por qué hemos llegado al límite...". Ambos, que fueron protagonistas de la fractura del peronismo, cambiaron de opinión.
La crisis laboral comenzó hace varios años. Desde mediados de los años 90, nunca fue resuelta. Hoy, la fragilidad del Partido Justicialista, que es la organización política hegemónica de los últimos 26 años, y que no hace autocrítica, obliga a su dirigencia, carente de liderazgo y preocupada por su futuro, a impulsar acciones de supervivencia. La ley antidespidos es una de ellas. Ni David ni Kosiner hablaron a tiempo de la crisis del empleo y de su consecuencia más impactante en la provincia, que es la pobreza. "La evolución de la cantidad de puestos de trabajo registrados en estos aglomerados del NOA presenta una tendencia decreciente desde, al menos, el tercer trimestre del año pasado. ... La tasa de desocupación, por su parte, experimentó un aumento interanual en 0,3 puntos en comparación con el tercer trimestre del 2014. En cuanto a la tasa de informalidad laboral, se encuentra por encima de la tasa media regional y nacional, aumentando en 0,1 puntos con respecto a igual trimestre del 2014", señala el último informe de coyuntura de Ieral, que toma datos del tercer trimestre de 2015.
La crisis financiera de los 60 municipios de Salta obedece a la contratación compulsiva de personas desocupadas por la recesión de los últimos cuatro años. En los últimos meses, la única solución consistió en contrataciones precarias por debajo del salario mínimo.
A su vez, la UNSa y Unicef informaron esta semana que la mitad de los niños de Salta vive en la pobreza. "Con un aumento de la tasa de pobreza entre 2013 y 2014, Salta es la segunda provincia más pobre del NOA, cuya tasa supera el promedio regional", coincide Ieral. Según los hermanos Urtubey, la ley que impulsan Kosiner y David no resolverá nada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Luis Romera
Luis Romera · Hace 6 meses

Ortobuey sos un payado, muertooooo


Se está leyendo ahora