*

Costantini renunció a Aerolíneas Argentinas
A menos de un año de gestión, Isela Costantini renunció ayer a Aerolíneas y la reemplaza un ex-Techint, Mario Dell' Acqua en el cargo.
Constantini decidió dar un paso al costado en Aerolíneas Argentinas por las "presiones gubernamentales" que recibía diariamente para profundizar el ajuste en la empresa, y por otra parte se comentó que es por problemas particulares.
A 14 días de cumplir el primer año de gestión, Costantini renunció a la presidencia de Aerolíneas Argentinas. Y el cargo será ocupado en breve por Mario Dell'Acqua, un exdirector de Techint que hasta ayer dirigía la firma Intercargo, encargada de controlar las rampas y los servicios aeroportuarios del país.
"Motivos personales" alega la versión oficial sobre los motivos de la salida de Costantini. Sin embargo, este medio pudo averiguar que la ex-CEO de General Motors decidió dar un paso al costado por las "presiones gubernamentales" que recibía diariamente. Los hombres señalados son dos: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
En los 352 días que estuvo al frente de la aerolínea de bandera Costantini lidió con pedidos urgentes y exigencias financieras de los integrantes del gabinete económico que le provocaron una profunda reducción del margen de maniobra dentro de la compañía y desgaste en la vida cotidiana. También la afectaron los incesantes conflictos gremiales, que jaquearon en reiteradas oportunidades la viabilidad de la empresa.
Desde hace meses que en AA se escuchaba por lo bajo una real preocupación por el desembarco de las aerolíneas "low cost" en la Argentina. La fecha límite impuesta por el Ejecutivo es 2017. La irlandesa Ryanair y la colombiana Avianca, a través de MacAir, una exempresa de la familia Macri, ya tiene todo listo para operar. "No estoy preocupada en este momento pero creo que sí nos tenemos que enfocar en el servicio", dijo Costantini en una conferencia de prensa a mitad de año. "Tenemos muchas oportunidades para mejorar la atención a nuestros pasajeros y ese va a ser el diferencial que nos va a hacer competitivos en el futuro", agregó. Sin embargo, las "presiones" para reducir el déficit causaron efecto. Este año Costantini achicó las pérdidas estimadas en US$ 1.000 millones a US$ 340 millones. "No teníamos el coraje de pedir esa suma y empezamos a trabajar", aseguró en un foro de finanzas en septiembre. "El potencial de los recursos de Aerolíneas Argentinas nos permite pensar que podríamos llegar al déficit cero en cuatro años. Creemos que podemos tener una empresa que no pierda plata, y que pueda seguir conectando al país", sostu vo.

Malestar por la deuda que dejaron los K
Los documentos oficiales y de fuentes de la empresa, el grupo encabezado por la línea aérea tiene un rojo superior a los US$ 1.154 millones. Representa poco más del 59% de la facturación prevista por la compañía para este año, en torno de los US$ 1.950 millones.
Las cifras fueron difundidas por la Jefatura de Gabinete, que maneja Marcos Peña, en un informe que envió semanas atrás al Congreso. Fuentes de la compañía confirmaron las cifras.
La millonaria deuda encierra algunas rarezas. La empresa recibió este año 24.000 facturas emitidas por la gestión anterior y ninguna tiene validez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...