El desempleo, el empleo en negro y el deterioro de la calidad laboral figuran entre los grandes problemas sociales de la provincia. El Indec publicó hace un mes que, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), en este segundo trimestre de 2015 el empleo en negro en la provincia llega al 44,9% y, de ese modo, Salta está a la cabeza de todos los distritos en este indicador adverso.
El ministro Eduardo Costello, sin embargo, afirma que se ha logrado bajar el índice de trabajo informal al 31%.
Ese porcentaje, e incluso menos, es el que suele mencionar cuando evalúa la situación salteña. La ubica tres o cuatro puntos por debajo de la media nacional. La perspectiva oficial es clave, ya que debería servir de base para cualquier estrategia que pretenda resolver el problema. Si es errada, el problema se agravará.
No solo la encuesta de hogares contradice a Costello. Según el censo poblacional de 2010, sobre 1.215.000 habitantes, unos 815.000 tenían más de 14 años, solamente 230.000 personas trabajaban en el sector privado; alrededor de 102.000 lo hacían en negro. La población ocupada total ascendía a 464.200 personas, de las cuales 102.846 eran empleados públicos, 112.000, cuentapropistas y 22.000, trabajadores familiares. De los trabajadores en relación de dependencia, 113.000 decían hacerlo sin aportes previsionales. Hace cuatro años se estimaba que los jóvenes salteños de entre 14 y 24 años eran menos de 90 mil. Hace pocos meses se informó que 42 mil salteños de esa gama de edades eran beneficiarios del plan Progresar, destinado a quienes no trabajan o tienen empleo precario. Solo ese grupo equivale al 10% de la población ocupada.
Según el director de la consultora Noanomics, Felix Piacentini, las últimas cifras oficiales representan "un indicador espantoso para la provincia; implica que el 44% de los trabajadores en Salta no tienen obra social, aportes jubilatorios ni vacaciones pagas. No tienen derechos laborales". El ministro Costello, en cambio, es optimista. "Hay que trabajar fuertemente para que los empleadores entiendan que es mucho más barato tener a los trabajadores registrados que pagarnos las multas a nosotros" remarcó.

Los datos oficiales
Según las estadísticas oficiales, en el país el promedio de empleo en negro es del 33,1%. La Ciudad de Buenos Aires apenas supera el 21%.
El noroeste promedia 39,3%, donde Salta encabeza, con el 44,9%, todas las cifras seguida por Tucumán.
En Cuyo la informalidad es del 36,5%, en la región pampeana del 31,3% y en la Patagonia del 18,4%.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 13 meses

Si promediamos el 45 % del INDEC, con el 31 % del señor ministro, tendremos un escandaloso 38 %, con el cual la provincia de Salta se halla unos cinco puntos por encima de la media de empleo en negro de la Argentina.


Se está leyendo ahora