Los números y la realidad mostraron que muchas veces en lo que se cree no es cierto. Este fue el caso de las ideas previas al sondeo que realizó Prosane en Salta. Cuando el relevamiento de sobrepeso y obesidad se conoció, uno de los datos que también llamó la atención fue que tanto en Capital como en el interior de la provincia los índices eran similares.
"Hay que desmitificar la idea de que los chicos con acceso a la tecnología, con mayor facilidad como los de Capital, son los más obesos. En general, los índices de sobrepeso fueron iguales en toda la provincia", detalló la doctora Mabel Vega.
Otro dato importante fue, por ejemplo, que en Capital una escuela de barrio General Belgrano había más casos de niños con obesidad que en una escuela de barrio Solidaridad, donde se presentaba un alto índice de niños con sobrepeso.
"Esto puede tener que ver con los alimentos a los que tienen accesos -económicamente hablando- estas familias. En General Belgrano se puede pensar que se recurre al delivery con más hamburguesas y papas fritas, donde lo que se consume tiene un alto contenido en grasas. Mientras que en Solidaridad los chicos satisfacen sus necesidades alimenticias a base de pan y azúcares. Esos chicos van a ser gorditos pero no van a ser obesos", explicó la doctora Vega. Como profesional de la salud, Vega advirtió que estos niños que hoy sufren obesidad son los futuros hipertensos, diabéticos, renales crónicos y enfermos al corazón. "Hemos crecido creyendo que lo bueno era comer mucho y ser gordito. Cambiar esa cultura es difícil", aseguró

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora