Organizado por la Oficina del INTA y la Cooperativa Rosario de la Frontera Limitada, se llevó a cabo un taller de chacinados de cerdo al estilo español. Se pudieron intercambiar conocimientos como así también surgió la idea de crear una marca propia.
Un grupo de pequeños productores de chanchos y carniceros de la ciudad se reunieron en la cocina del complejo municipal para intercambiar sus experiencias y compartir con sus pares distintas formas de hacer chorizos, morcillas, chicharrón, salamines, entre otros. "Es un taller de intercambio y aprendizaje mutuo. La idea es que sumando todos los conocimientos podamos fabricar productos chacinados de la mejor calidad para comercializarlo. El sueño de todos los productores es hacer una marca local", expresó la ingeniera Haydee Lackner, responsable del INTA local.
Por su parte, Gustavo Sarmiento, gerente de la Asociación de Legumbres del NOA indicó que si bien Rosario de la Frontera es tierra del poroto, también es conocida por los excelentes productos chacinados que se fabrican. "Nuestra idea es reflotar esa tradición, que viene de nuestros descendientes y crear una marca al estilo español. Que todos hablen de los productos de nuestra ciudad y a partir de eso fomentar el turismo", dijo.
El sueño de muchos de los productores puede convertirse en realidad, pero para crear la tan anhelada marca, es necesario asegurar la calidad y sanidad del proceso para lograr un excelente producto final. Sin embargo, por ahora no hay nada concreto y deben conseguir primero un lugar para llevar a cabo la faena.

Sala de Faena

Por el momento, el mayor problema radica en que no se cuenta con instalaciones habilitadas para faena, es decir que cumplan con los controles sanitarios y bromatológicos correspondientes.
"Por una parte la cultura nos llama a consumir productos al estilo español y por otra parte no se cuenta con un lugar específico para hacer el trabajo. Este problema no nos permite avanzar como emprendimiento comercial", explicó Lackner.
La cooperativa ya consiguió un lote en comodato, donde se podría ubicar la sala de faena, pero por el momento, los avances son lentos y creen que con el acompañamiento de diferentes instituciones será más sencillo lograr el objetivo. Invitaron a productores y carniceros a sumarse al grupo para enriquecer conocimientos, tener más fuerza para las gestiones y consolidarse como un equipo de trabajo estable y numeroso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...