El disparador para crear una mano robótica, tipo prótesis, surgió cuando Nicolás Lazarte le contó a sus compañeros de curso que su abuelo, Nicolás Lazarte, había perdido el brazo y necesitaba una prótesis.
Fernando Choque puso su creatividad y esfuerzo, junto a la ayuda y guía de sus profesores, para ayudarlo a cumplir la meta. El resultado final fue que Fernando diseñó y plasmó, a través de la impresión en 3D, la prótesis. Con servomotores, un motor eléctrico que puede ser controlado tanto en velocidad como en posición, se activaban los censores que permitieron que la mano se contraiga y se estire.
Fernando conquistó con su mano robótica el segundo puesto en la competencia Proyecto Libre, nivel 2. También obtuvo el primer puesto en la terna Diseño y Prototipo, de la categoría Diseño.
El armado
"La impresora 3D nos la prestó un instituto privado y luego las placas electrónicas, las baterías, todo, lo armamos en la escuela", contó el joven que cursa el ultimo año del ciclo superior. Lo mejor de todo, además de competir, fue que la prótesis no solo funcionó sino que la probaron en el abuelo de Nicolás. "El señor vino y se la probamos. Estaba chocho", contaron.
Un detalle importante es que la mano robótica se armó con materiales que se consiguen en la ciudad.
Emilio Figueroa, profesor que acompañó al grupo olímpico, explicó: "Si bien ahora nos parece raro hablar de impresoras 3D, en un futuro no muy lejano esto no va a hacer así. La ventaja de hacer este tipo de prótesis implicará, por ejemplo, que cualquier persona pueda bajar el diseño de la pieza que se rompió de la prótesis e imprimirla".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


HUGO NIEVAS
HUGO NIEVAS · Hace 12 meses

No se escribe "CENSORES" .... se escribe "SENSORES". Con "S"

Papacho Salteño
Papacho Salteño · Hace 12 meses

MAESTROS. SIGAN ADELANTE...! HURRA X UDS.


Se está leyendo ahora