*

Crece el culto a San La Muerte en todo Metán

La casa es humilde y está ubicada en el barrio San Judas Tadeo, de la ciudad de San José de Metán.

La familia Concha es amigable, muy hospitalaria y todos aseguran que son católicos. Sin embargo, en el comedor de la vivienda sorprende a los visitantes una imagen de 1,50 metros de altura del denominado San La Muerte.

Se trata de una imagen hecha de yeso similar a un esqueleto humano, tapado con una capa e iluminado por una luz roja.

Para conocer la historia de esta veneración hay que remontarse a los comienzos de la cultura guaraní. Por la Iglesia es considerado un culto pagano, totalmente alejado de las enseñanzas de Jesús.

Generalmente la imagen tiene una guadaña en una de sus manos, pero la gigantesca imagen que existe en Metán posee flores y está rodeada de bebidas alcohólicas, velas, cartas, anillos y hasta cadenas de oro.

También la gente deposita dinero por su propia voluntad para hacer la fiesta de San La Muerte, todos los años, en agosto.

“Muy milagroso”

“San la Muerte no tiene nada que ver con el mal. La gente dice cosas feas de este santo que es muy milagroso y hace el bien”, dijo Sonia Lucrecia Romano.

Se trata de una ama de casa de 50 años, quien desde hace ocho años venera al personaje también denominado Nuestro Señor de la Buena Muerte o Santo Esqueleto.

“Hace ocho años que hago en mi casa la fiesta de San La Muerte y cada vez viene más gente a la que les concedió favores. Tenía varias imágenes pequeñas y en agosto pasado un vecino me dio la grande que fue hecha es Jujuy, es de yeso y pesa unos 50 kilos. Le quisieron hacer un lugar para venerarlo a orillas de la ruta 34, pero la construcción fue destruida y el santo dejado en el lugar, por eso ahora está aquí”, comentó Sonia Lucrecia.

La mujer está casada con el albañil Miguel Concha, de 55 años, y tienen ocho hijos.

Toda la familia venera a San La Muerte.

“Esto no es cosa del diablo. La gente le pide trabajo, salud, cosas buenas que concede y por eso regresan y los recibimos en mi casa”, dijo doña Lucrecia a El Tribuno.

La mujer comentó entre sollozos que en agosto pasado estaba muy grave su nieto de dos años que tuvo que ser trasladado a la ciudad de Salta capital.

“No íbamos a hacer la fiesta de San La Muerte en mi casa porque el chiquito tenía varias enfermedades y estaba muy mal. Pero mi hija me lo pidió. Nos juntamos como todos los años a venerar al santo y luego a mi nietito le sacaron el respirador artificial y se salvó”, relató.

Entidad venerada

San La Muerte es un personaje o entidad venerada en Latinoamérica. Su culto se extiende desde América del Sur, en territorios del Paraguay, del noreste de Argentina, principalmente en Corrientes y en menor medida en Misiones, Chaco, Formosa y Brasil. Desde los '60, debido a las migraciones internas, el culto se extendió a Santa Fe y, especialmente al Gran Buenos Aires. Es en México donde el culto a San La Muerte ha adquirido mayor importancia en los últimos años.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...