La escuela de Educación Técnica Juana Azurduy de la ciudad de General Gemes, dio apertura este año a un servicio de inclusión para niños con necesidades educativas especiales. Para este nuevo proyecto educativo se creó un aula donde los alumnos, la mayoría de ellos egresados de la escuela Especial Julio Cintioni, reciben educación secundaria.
El proyecto cuenta con un plantel de cuatro docentes, dos en el turno mañana, donde asisten diez alumnos y dos en turno vespertino con la asistencia de ocho alumnos. Las docentes se encargan de la enseñanza en el aula y el acompañamiento en las actividades de los talleres, como parte de la actividad inclusiva.
"Se trata del Servicio de Educación Integral (SEI) creado por el Ministerio de Educación de la provincia para jóvenes con discapacidad, a fin de que desarrollen una trayectoria compartida en el nivel secundario", explicó la docente Alejandra Tolosa.
"Los chicos esepciales asisten a un aula que correspondería al primer año del secundario, y algunos asisten a clases con los alumnos comunes en algunas materias. Dependiendo de sus capacidades podemos integrarlos en áreas como Matemática, Artística, u otra. Pero todos asisten a las clases de Educación Física y a los Talleres", agregó.

Un plan integrador

Para lograr la integración, los docentes elaboraron un proyecto pedagógico individual, según las competencias y las características de cada alumno. Aquellos que por sus limitaciones no pueden cursar materias compartidas con el resto de los chicos permanecen completando sus actividades de nivel secundario en el aula especial, junto a una tutora que tiene a su cargo el grupo.
Por otro lado, una maestra de apoyo realiza el acompañamiento de las trayectorias compartidas. Es decir, permanece junto al alumno especial cuando éste se integra con los alumnos regulares.
“Con esta modalidad pueden cursar el secundario completo”, dijo Alejandra Tolosa.
"Con esta modalidad especial del SEI logramos una propuesta que les da a los jóvenes la posibilidad de realizar un secundario completo, algo que antes no tenían. Antes, para ellos todo se terminaba al egresar de la escuela primaria especial y eso estaba determinado por la edad del niño", expresó Tolosa.

Reinas especiales

Este año la inclusión alcanzó también a la elección de la reina del establecimiento educativo. Los alumnos decidieron incorporar entre las candidatas a dos niñas con discapacidad que participan de los talleres de inclusión.
Esto es un gran avance en la concientización de los jóvenes sobre la importancia de aprender a mirar a un compañero mas allá de sus características físicas, entender que se trata de una persona igual a nosotros, solo que con capacidades distintas.
Estrella y Jaqueline son las representantes del SEI. En lenguaje de señas expresaron su mensaje al resto de los alumnos: "Ante toda dificultad siempre deben luchar y nunca bajar los brazos porque todos los sueños son posibles".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia