Siguen en México las protestas de gasolinazos en medio de un ambiente de violencia con saqueos a negocios, tomas de estaciones de servicios, cierres de puentes internacionales, detenidos y el paro nacional para detener las operaciones bancarias y las actividades comerciales previsto para ayer y el próximo 7 de enero.
El Grupo Gasolinero G500, uno de los principales concesionarios del país, cerró en el primer minuto de ayer 400 de sus 1.500 gasolineras ante la falta de condiciones para operar con seguridad. En el país operaban 11.431 estaciones hasta finales de noviembre de 2016.
"Dadas las condiciones de inseguridad pública actuales, (este grupo) estará cerrando sus estaciones de servicio a partir de las 12 horas del 4 de enero, en aquellas ubicaciones donde se hayan recibido amenazas o no cuenten con las condiciones de seguridad absolutas", informó en un comunicado.
La noche del martes, el Ejército intervino luego de que supuestos manifestantes saquearan una tienda Chedraui en el municipio Nicolás Romero, Estado de México (centro), quienes robaron pantallas de televisión y otros electrodomésticos. La jornada terminó con la detención de al menos 46 personas.
Desde el 1 de enero se liberó en México el precio de las gasolinas, lo que representó un incremento en los precios de entre 15 y 20 por ciento. También aumentaron los combustibles para uso industrial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora