Uno de los mayores déficit que tiene desde hace tiempo Rosario de la Frontera es en el área salud. Las quejas son cada vez más frecuentes respecto a la mala atención en el Hospital Melchora F. de Cornejo.
Ante la falta de respuestas, los rosarinos ya no saben qué hacer y recurren a los medios de comunicación a denunciar lo que sufren.
Andrea Lobo y Luis Casas dialogaron con El Tribuno para manifestar su preocupación y los problemas vividos.
El día 29 de agosto Andrea llevó a su hijo de 2 años a la sala de pediatría del hospital, ya que tenía vómitos.
Allí lo atendió el doctor Armella y le dijo que tenía angina. "Lo revisó y nos dijo que tenía placas en la garganta. Le recetó una inyección para los vómitos y que también, según él, serviría para la garganta. No nos dio ningún otro tipo de medicamento", expresó la mamá del menor.
Al otro día, los síntomas eran los mismos y la familia no veía ninguna evolución por lo que decidieron llevarlo nuevamente al hospital.
"Esta vez nos atendió el doctor Marcelo Gómez y nos dijo que comió algo que le cayó mal. Por lo que tuvimos que hacerle una dieta muy sana. Pero no resultó, ya que el miércoles seguía igual y ahí nos atendió otra médica que nuevamente nos dijo que era anginas", dijo Andrea.
Pero el día jueves, ya cansados por la situación, volvieron nuevamente a la sala de pediatría ya que su hijo no mejoraba. "Nos atendió una doctora llamada Nancy López. No me quiso dejar entrar a mí al consultorio y encima nos trató muy mal, aludiendo que la culpa era de nosotros de que mi hijo esté así ya que siempre lo revisan distintos médicos", comentó Luis, papá del niño.
De acuerdo a lo mencionado por el matrimonio, una amiga de la mujer le sugirió que lleven al niño al consultorio privado del doctor Cabrera, un profesional reconocido en la ciudad y con mucha experiencia. "Por suerte, después de llevarlo ahí mi hijo está bien. Nos dijo que tenía una infección intestinal con 39§ de fiebre, cuando en el hospital nos afirmaron que no tenía temperatura alta. Gracias a Dios nos recetó el medicamento adecuado, ya que no tiene más vómitos. Queremos destacar el buen trabajo de este profesional ya que hizo lo que ningún médico en el hospital pudo hacer", destacó Andrea, todavía muy triste.
Este caso se suma a la larga lista de quejas que existen en la Ciudad Termal en relación a la mala atención brindada por algunos profesionales.
Andrea y Luis dijeron que es moneda corriente la mala voluntad de los médicos en la guardia del hospital.

Sin generador

Días atrás, un corte en el suministro de energía en Rosario de la Frontera dejó al nosocomio local sin luz. El generador que tiene el establecimiento para contrarrestar las emergencias no estaba en condiciones de funcionar. Por suerte no había operaciones programadas a la hora del corte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia