El Gobierno nacional está decidido a darle un impulso a la venta de autos cero kilómetro y, para ello, amplió el plan oficial de créditos preferenciales para comprar autos nuevos.
El objetivo es impulsar el alicaído consumo interno y descomprimir el freno en la producción automotriz, que experimenta el país desde el año pasado.
El puntapié inicial lo había dado, semanas atrás, el Banco Provincia (Bapro), que había firmado de un acuerdo con la alemana Volkswagen para dar préstamos a tasas muy por debajo de las que existen en el mercado. No obstante en los últimos días se sumaron Ford y FCA (Fiat Chrysler Automobile).
Además, el Banco Nación (BNA) replicó ese plan con esas mismas terminales pero con números más agresivos, y cerró además un preacuerdo con Toyota.
De esta manera, el Nación ofrecerá desde la semana próxima créditos de hasta 450.000 pesos, a cuatro años de plazo y a una tasa fija de 25 por ciento anual -en la actualidad un crédito personal tiene una tasa de casi 40 por ciento-.
El crédito podrá cubrir el 100 por ciento del precio del auto a comprar. Además, no será un crédito prendario, lo que facilitará el acceso a las unidades.
Los limitantes serán los papeles que justifiquen un empleo formal, una relación entre ingreso y cuota que no supere el 30 por ciento -condición fijada por el Banco Central- y la adquisición de algunos productos del banco -la apertura de una cuenta, por ejemplo-.
En la entidad afirmaron que, en principio, no habrá cupo limitado para el otorgamiento.
Una cuestión importante a tener en cuenta es que el financiamiento preferencial es sólo para autos fabricados en el país.
Volkswagen incluyó sus modelos Suran y Amarok. Ford produce en el país la pick-up Ranger y el Focus. FCA elabora sus productos Fiat Siena y Palio en su planta de Ferreyra, en Córdoba. Toyota, que se sumará a la propuesta del Banco Nación, ofreció algunas versiones (son 16) de su camioneta Hilux y la SW4. Todavía no definió cuáles finalmente se incorporarán al plan.
En el caso de los préstamos del Banco Nación, el acuerdo es, además de con las tres terminales, con Acara, la cámara de las concesionarias. La entidad subsidia la tasa hasta llevarla a 30 por ciento y las automotrices y agencias hacen un aporte para que quede en 25 puntos porcentuales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora