"Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago", dice el dicho popular. El centro de salud de Tres Cerritos es el fiel ejemplo de esta frase, ya que en plena campaña de prevención para evitar la proliferación del mosquito que provoca dengue, zika y chikungunya, tiene altos yuyarales rodeando su ingreso.

A través de la cuenta de WhatsApp de El Tribuno, los vecinos manifestaron su indignación por el estado en el que se encuentra la salita de su barrio. Mientras la cartera de Salud insiste en prevenir, los centros encargados de difundir buenas prácticas las incumplen.
Tener pastos altos, es una de las condiciones que favorecen la generación de criaderos del mosquito Aedes Aegypti. En este sentido, se hace absolutamente necesario desmalezar las zonas que presentan este tipo de yuyarales.
Los vecinos esperan una pronta respuesta a esta situación. Teniendo en cuenta que cuidar la salud no solo es una tarea que se debe realizar dentro del establecimiento, sino también dando el ejemplo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 8 meses

Siempre algún cronista desocupado en busca de la "noticia". Yo le sugeriría que levante la vista y la dirija a los cerros del este de la ciudad de Salta. Seguramente allí hay más "yuyos" que en el pequeño cuadro verde de la vereda del Centro de Salud N°: 41. ¿Porqué entonces una horda de fanáticos como él no se dirige al citado cordón montañoso y extirpa toda vegetación transformando aquello en un desierto? Porque para combatir a los mosquitos no hace falta desatar una fobia foliar de imprevisibles consecuencias, lo poco que se puede hacer es evitar los recipientes donde se puede almacenar agua. Lo que sí puede hacer el gobierno, sea por razones estéticas o de higiene, es coordinar con los distintos ministerios y la Municipalidad el mantenimiento de los espacios verdes de todos aquellos establecimientos estatales, que por su tamaño o por deficiencias de los Organigramas, carecen del correspondiente personal de maestranza. Seguramente el Centro de Salud, posee médicos, enfermeras, personal administrativo y alguna mucama, pero ninguno de ellos como es lógico tiene asignada la tarea de cortar el césped. Si el cronista cree que alguno de estos debiera hacerlo, lo invito a que dé el ejemplo, se quite la cámara y tijerón en mano comience a cortar el césped del lugar donde trabaja.


Se está leyendo ahora