*

Crimen de la maestra: "Me mandé una macana con la vecina"
Un adolescente de 16 años fue detenido por el asesinato de la contadora y docente Clara del Carmen Castro de 57 años, cuyo cuerpo sin vida y con heridas de arma blanca fue hallado el martes, alrededor de las 18.30 en su casa, en la manzana 27, casa 6, del barrio San Carlos, en la zona sur de la capital salteña.
El menor es vecino de Castro y fue detenido el martes por la noche luego de haber confesado el aberrante crimen: "Me mandé una macana con la vecina". Su casa colinda con la de la víctima.
Mientras peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) y efectivos de la División Homicidios llevaban a cabo las pericias en la escena del crimen, donde hallaron el arma homicida, el chico de 16 años, acompañado por su padre, se presentó en la dependencia policial del barrio San Carlos, donde confesó haber sido el autor del hecho. Inmediatamente se hizo una consulta judicial y el juez de menores 3, Hugo Fernández Esteban, se hizo presente en el establecimiento y ordenó la detención.
El menor declaró ante el magistrado, pero no trascendieron más detalles de sus dichos.
"No podemos hablar de un femicidio. Por el momento está caratulado como homicidio", informaron fuentes ligadas a la causa.
En principio, se sospechaba que el móvil del homicidio era un robo, ya que la docente había cobrado una suma de dinero días atrás, pero eso se descartó. Otra hipótesis que iba tomando fuerza durante las últimas horas daba cuenta de un posible brote psicótico a causa del consumo excesivo de bebidas alcohólicas con clonazepam, según informaron las fuentes.
"Estaba pasado de droga y dice que no recuerda bien", añadieron las fuentes. A esa última hipótesis hay que agregar, según argumentos de vecinos de la cuadra donde vivía la contadora, la relación entre la mujer y el joven no era buena.
Tras haber cometido el hecho, el joven le habría confesado a su padre lo ocurrido.
Aún no se estableció cómo ingresó el menor a la casa de la docente, si fue por la puerta de acceso o si habría saltado la tapia.
El fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 1, Pablo Rivero, interviene en el caso. La autopsia del cuerpo de Castro se concretó ayer y se aguardaban los resultados hasta el cierre de esta edición.

El hallazgo

Al notar la ausencia en la casa de la profesional, mientras su vehículo estaba estacionado, vecinos y alumnos de la docente se comunicaron al Sistema de Emergencias 911. Un sargento del destacamento policial de la zona fue el primero en arribar al lugar, tras alertar la situación personal policial ingresó por el fondo de la casa y encontraron a la mujer tirada en una habitación con la cabeza tapada con una sábanas y machas de sangre en el lugar. Los signos de violencia eran evidentes. La maestra había sido brutalmente apuñalada y habría fallecido por la pérdida de sangre.

Clonazepam más alcohol

"Vengo a entregar a mi hijo por el hecho de la señora que encontraron sin vida, mi hijo tiene recuerdos vagos de haber sido él", fueron las duras e impactantes declaraciones del padre del menor sospechado de matar a la contadora Clara Castro. El hombre de 47 años se trasladó junto al joven de 16 a la comisaría del barrio San Carlos, donde ocurrió el tremendo crimen. Según fuentes policiales, en ese momento el padre del adolescente agregó que su hijo le había contado haber consumido una tableta de clonazepam con bebidas alcohólicas, cóctel que ingirió junto a otros muchachos, supuestos amigos, en una de las plazas del barrio. El señor contó que su hijo solía volver tarde a su casa y saltaba la tapia por el fondo para ingresar a su vivienda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...