El jueves 10, el Ministerio de Economía editó en su página web el informe de Deuda Pública del Tercer Trimestre de 2015. Según estos últimos datos oficiales, la deuda aumentó en lo que va del año en US$18.100 millones de dólares: de US$233.400 millones al 31.12.14 y pasó a US$251.500 millones al 30.9.15.
Es la suma de US$240.000 millones por deuda performing o en cumplimiento del pago de intereses y US$11.500 millones de holdouts. Corresponde solo a la deuda en cabeza del Estado central, es decir, que no incluye la deuda consolidada de provincias/municipios, Banco Central (BCRA), Empresas Públicas, Organismos Nacionales, Fondos Fiduciarios y juicios contra el Estado con sentencia en firme.
El monto total de la deuda pública nacional se desconoce porque las autoridades salientes no lo dan a conocer pero en conjunto pudiera llegar a duplicar la deuda del Gobierno central.
El presupuesto para 2016 prevé, a su vez, un aumento de la deuda pública de otros US$23.400 millones (vencimientos de deuda por capital de US$68.000 millones contra toma de nueva deuda por US$91.400 millones). El país se aproxima así a un nuevo endeudamiento público del orden de los US$100.000 millones por año. Los intereses a pagar en 2016 pasan a unos 10.000 millones de dólares.

El desgaste heredado

Como la deuda por capital no se paga sino que se refinancia en su totalidad pagando deuda con deuda, lo que efectivamente se eroga son los intereses, que forman parte del gasto público corriente y cuyo ritmo de crecimiento pesa sobre el consiguiente aumento del déficit fiscal.
El perfil de vencimientos de la deuda, por otra parte, se deteriora rápidamente porque la fuerte colocación de deudas a corto plazo en las postrimerías de la administración Kirchner acorta la vida promedio de la deuda, que ya pasó de 8.1 a 7.4 años en los 9 meses que van de fines de 2014 al 30.9 pasado.
Y ello genera entonces la necesidad de tomar más deuda, preparado el camino para que tanto el gobierno que terminó su gestión como el que la empieza -operando en tándem- produzcan una continuidad y no un cambio en la política sistemática de endeudamiento público.
Por eso la coincidencia de objetivos entre el megacanje Kirchner-Lavagna de 2005-10 y la "hoja de ruta Boudou" del 2008 bajo la administración K y la nueva política de deuda de la administración Macri que (lo mismo que los candidatos Scioli y Massa) jugaban y juegan sus cartas a la instrumentación del mismo exacto objetivo común: la vuelta al mercado internacional de capitales para tomar más deuda externa.
Todos los años pasa lo mismo: los importes de los informes del Mecon son invariablemente inferiores a los que se aprueban por presupuesto y las cifras se ajustan luego en los trimestres sucesivos con enormes diferencias contra el período anterior, como la citada.
El cuento del el pago serial La administración K recibió una deuda de 178.000 MD y se jactó de haber pagado 190.000 MD. Deja una herencia de 280.000 MD de piso; el desendeudamiento, una gran fábula de la "pagadora serial"
Lo que se viene
El extraordinario aumento de la deuda del Estado central es, en realidad, solo el prolegómeno de una nueva gran ola de endeudamiento externo en desarrollo sobre la Argentina, después de la primera gran oleada de deuda del proceso militar y de la segunda, correspondiente a la convertibilidad.
Esta nueva etapa de aumento sistemático de la deuda pública ya se inició bajo la gestión Kirchner, batiendo récords históricos de pago de la deuda con terceros acreedores privados y organismos financieros internacionales a costa de traspasar la carga de la deuda fiscal a los fondos que administra el propio Estado (fundamentalmente Anses, BCRA y BNA).
La idea es que este cúmulo de deuda intra-Estado se refinancie indefinidamente y se vaya licuando en forma gradual por impagos o condonaciones y por licuación directa de la deuda en pesos expresada en dólares, carcomida por la inflación.
Hoy el 36% de la deuda está en pesos y el 64% en moneda extranjera; pero el 61% de toda esta deuda está en manos del propio sector público, lo que determina un gravísimo empapelamiento del Estado con títulos de deuda que no tienen capacidad alguna de repago.
Y todo esto ha venido ocurriendo mientras el pasado gobierno Kirchner alimentó el mito del desendeudamiento, una falsía declaradamente compartida por los grandes partidos de la entonces oposición política, entre ellos, Macri.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


JOSE SMITH
JOSE SMITH · Hace 11 meses

Es una burda manipulacion de números en contra del gobierno saliente para distraer la atención de la destrucción del país que esta haciendo el procesado Macri, No veo en ningún lado de este diario comentarios acerca de las manifestaciones multitudinarias de trabajadores en todo el país en contra de las medidas económicas que destruyeron los salarios y realizaron una fenomenal transferencia de dinero hacia los más poderosos. Si en una semana caímos tan bajo la pregunta es donde estaremos dentro de 4 años?? Es posible que el gobierno que venga tenga que abolir la esclavitud de nuevo como en 1813.

victorino omar gonzalez
victorino omar gonzalez · Hace 11 meses

SI ES CIERTO QUIERO QUE ACTUÉ LA JUSTICIA , LOS CONDENA A LA SEÑORA SUS DISTINTAS BANDAS MAS SUS TESTA FERRO ,Y LA CONFISCACIÓN DE TODOS SUS BIENES ROBADOS AL PUEBLO.

victorino omar gonzalez
victorino omar gonzalez · Hace 11 meses

ME PARECE QUE DE SER CIERTO , LA JUSTICIA , LA CONDENA Y LA CONFISCACIÓN DE TODOS SUS BIENES SUS BANDAS Y LOS TESTA FERRO , QUIERO JUSTICIA Y EL DINERO EL PAÍS LO NECESITA .

ELIANA DOLTAN
ELIANA DOLTAN · Hace 11 meses

DEUDa interna DURANTE GESTION K, DEUDA EXTERNA, DURANTE GESTION MACRI. PARA CUANDO UNA SALIDA CON CRECIMIENTO SIN DEFICIT?

ELIANA DOLTAN
ELIANA DOLTAN · Hace 11 meses

DEUDA INTERNA CRECIO DURANTE EL KIRCHNERISMO, DEUDA EXTERNA CRECERA DURANTE MACRISMO.. Y ENTONCES LA SALIDA?


Se está leyendo ahora