En una carta publicada a través de su página de internet y difundida por las redes sociales, Cristina Kirchner le respondió a Mauricio Macri y se refirió a la comunicación telefónica que ambos mantuvieron ayer: ‘El Presidente Electo comenzó con un elevado tono de voz a exigirme que debía entregarle Bastón y Banda presidenciales en la Casa Rosada, porque era ‘su ceremonia‘, y que si no lo hacía como él decía, ¡la Corte Suprema de Justicia de La Nación! le iba a entregar los atributos, porque ya habían consultado‘, aseguró la mandataria saliente.
¿Dónde crees que debe hacerse ...
‘Debo confesar que me sorprendió la exaltada -eufemismo de gritos- verborragia del Presidente Electo. Cuando logré que me dejara hablar -debe parecerles raro, pero quien hablaba del otro lado del tel. parecía otra persona totalmente distinta a la que aparece en los medios e inclusive con la que he tenido algunas charlas-, a tal punto que en un momento tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo una mujer, y que no me merecía que me tratara de esa forma‘; agrega el comunicado.
Además, la Presidenta destacó que pese a tener mayoría propia en el Senado, el presidente de la Cámara ‘tenía que ser alguien de su partido, por la línea sucesoria‘ y que se ‘atrevió a sugerirle a Federico Pinedo, a quien definió como un ‘caballero y un hombre de diálogo‘. Y, en esa misma línea, resaltó el gesto del FpV en Diputados: ‘También le dije que íbamos a votar como presidente de Diputados a un miembro de su partido, por ser tercero en la línea sucesoria, también por la gobernabilidad‘.
Por último, Cristina reiteró que se sintió ‘maltratada‘ por parte del presidente del electo durante el llamado de ayer: ‘¿Por qué me maltrata y dice que no colaboramos? Si cuando Lino Barañao, Ministro de Ciencia y Tecnología de este gobierno desde el año 2007, me vino a consultar qué hacer, porque le habían ofrecido continuar en el cargo, le dije inmediatamente que sí, si no, no hubiera aceptado‘.
‘En cuanto a la autoridad de un gobierno o de un Presidente: No se construye ni con colores, ni con imágenes, y mucho menos gritándole a una mujer. Es algo más simple pero al mismo tiempo difícil. Gestión cotidiana y confianza de la sociedad de que no se va a gobernar en contra de ella‘, concluyó en el comunicado.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...