Cristina Kirchner ya está de vuelta. El sábado por la noche regresó bajo la lluvia a Buenos Aires, donde un numeroso grupo de militantes kirchneristas la recibió con cánticos y muestras de cariño.
Ayer, mientras tanto, en su primera aparición desde su llegada se acercó a la puerta de su departamento en Recoleta para charlar brevemente con los militantes. "No voy a salir al balcón a bailar porque la gente tiene muchos problemas como para andar bailando", fueron las palabras con las que inició el intercambio. Luego, la exmandataria agradeció por "el aguante y el acompañamiento" a sus seguidores, "la verdad es que no se qué he hecho para merecer tanto amor", agregó Cristina, que ayer por la noche tenía pensado brindar una entrevista al canal C5N.
Tribunales y familia
En una agenda aún por definir, Cristina deberá volver a Comodoro Py durante esta semana a notificarse ante el tribunal, en función de lo ordenado por el magistrado.
"Bonadio me impuso de manera arbitraria e ilegítima la obligación de tener que concurrir nuevamente a su juzgado para cumplir un trámite procesal totalmente insustancial, esto es, notificarme de una resolución que ya conozco y que apelé a través de mi defensa hace más de un mes", explicó Cristina en las redes sociales.
La notificación deberá hacerla después de que Bonadio ordenó once allanamientos a diferentes propiedades de la familia Kirchner en Santa Cruz y Buenos Aires, y durante la misma semana en la que Cámara Federal deberá definir si aparta a este magistrado de la causa Los Sauces, para reunificarla con Hotesur, hoy a cargo de Julián Ercolini.
Lo cierto es que más allá de los compromisos judiciales, en el entorno de Cristina señalaron que el viaje estaba pautado con anterioridad ya que la expresidenta quería estar junto a su hija durante su cumpleaños número 26, que celebrará el próximo miércoles.
En el plano político, se descuenta que volverá a encabezar encuentros, algunos a puertas cerradas, otros públicos, con diputados, senadores, intendentes y dirigentes sociales que le responden en un escenario distinto al de su primera aparición pública.
Las diferencias respecto de dos meses atrás, tiene que ver con el desgajamiento del kirchnerismo, que tuvo su punto más alto la semana pasada, cuando el Movimiento Evita decidió retirar a sus diputados nacionales del FpV cuestionando la estrategia desplegada por la exmandataria en los últimos meses.
Desde su entorno confiaron en que habrá una acto "más grande" que el que se realizó hace dos meses frente a los tribunales de Comodoro Py.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora