La expresidenta Cristina Kirchner publicó hoy una carta que recibió de parte del exmandatario de Brasil, Lula Da Silva, y se solidarizó con Dilma Rousseff en el marco del proceso de juicio político en su contra, al tiempo que advirtió que "cualquier coincidencia con lo esta sucediendo en nuestro país no es casualidad".
"Cualquier coincidencia con lo que sucedió y esta sucediendo en nuestro país no es casualidad. Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus lideres políticos", indicó la exmandataria a través de su cuenta en la red social Facebook.
Incluso, Cristina Kirchner citó palabras del presidente de Bolivia, Evo Morales, y sostuvo que "es algo más grave" que la "persecución judicial y escarmiento" para "presidentes de izquierda", ya que "se trata de volver al pasado de pobreza y mediocridad para las grandes mayorías en beneficio del inmenso poder económico de unos pocos".
¿Se darán cuenta los pueblos? ¿Lo advertirán las sociedades modernas bombardeadas mediáticamente?", se preguntó.
Embed
A su vez, Cristina Kirchner citó una nota que publicó el periodista brasileño Eric Nepomuceno en un matutino porteño, en el que el cronista escribió: "Los tiempos que se abren sobre mi país son de vergüenza. La historia sabrá juzgar a los farsantes, a los traidores, a los indecentes, pero será demasiado tarde para corregir sus ruindades".
Sobre ello, la expresidenta argentina señaló: "No me puedo permitir compartir el escepticismo intelectual y lógico de Nepomuceno. Los pueblos, tal vez, no con los tiempos que demandan nuestras ansiedades y muchas veces hasta sus propias necesidades, en algún momento y ante hechos inadvertidos, acompañados por sus dirigentes, demuestran que es mentira que la historia se acabó. Y que hay que volver a construir futuro".
Lula envió una carta a Cristina Kirchner para "informarle sobre la gravísima situación política e institucional que vive Brasil" y afirmó que la suspendida mandataria Dilma Rousseff es "una mujer íntegra, cuya honradez personal y pública es reconocida incluso por su adversarios más reñidos".
"Nunca fue, ni está siendo, acusada de ningún acto de corrupción. Nada en su acción gubernamental puede justificar, ni tan siquiera remotamente, un proceso de anulación del mandato que el pueblo brasileño libremente le concedió", lamentó el expresidente del vecino país entre 2003 y 2010.
Al respecto, Lula advirtió que "sin la existencia de crimen de responsabilidad no puede haber impeachment", por lo cual ese proceso que se está realizando "viola abiertamente la Constitución y las reglas del sistema presidencialista".
Por último, el exmandatario denunció de que "las mismas fuerzas que intentan arbitrariamente derribar a Dilma e implantar su agenda antipopular, también quieren criminalizar los movimientos sociales y uno de los principales partidos de izquierda democrática de América latina, el PT" (Partido de los Trabajadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora