Los chicos no dudan en acercarse a ver de qué se trata. Los más grandes que vieron la serie de películas sobre aliens saben quién es el monstruo que recorre las calles salteñas. Se lo puede encontrar en las veredas de la plaza 9 de Julio y en alguno de los semáforos de avenida Bicentenario. Siempre a la vista y mostrando que se encuentra listo para atacar, quienes quieran sacarse una foto para tenerla de recuerdo podrán hacerlo con un pequeño aporte.
Abajo del traje se encuentra Cristopher Fall, un joven mochilero de Chile que buscar ir al encuentro de su padre en Paraguay. "Hace cuatro días que llegué a Salta y la recorro disfrazado para poder juntar el dinero que me falta para llegar a destino. Son 1.000 pesos, pero con billetes de 2 y 5 se hace difícil llegar al monto", aseguró.
En su estadía en la ciudad, vive en una casa que recibe viajantes y que le permitió armar su carpa en el jardín y además usar el baño y la cocina.
Tiene 28 años y lleva tres años mochileando. Oriundo de Valparaíso, dejó su casa por diferencias en la convivencia con su madre. Durante este último tiempo recorrió todo el norte de su país, algunas localidades de Bolivia y el norte de la Argentina.
"Es la primera vez que vengo a la Argentina y tengo solo 90 días para estar acá. Es por eso que necesito juntar el dinero lo más pronto posible para llegar hasta Asunción del Paraguay", explicó el joven.
Ante la consulta de El Tribuno sobre si su padre sabía que estaba viajando para encontrarse con él, Cristopher afirmó que no. "Es una sorpresa. Solo mis hermanos lo saben", aseguró.
"Yo nací y me crié en Chile", dice. Cristopher logró ubicar a su padre gracias a las redes sociales. Luego de más de 20 años, este joven ubicó a su padre y logró restablecer el diálogo perdido. Hoy su sueño es volver a verlo y darle la gran sorpresa. "Mi papá no sabe que me dedico a esto", contó.
El chico no quiso mostrarle su rostro a El Tribuno, ya que aseguró que de esa forma se rompe la magia. "Si saben quién está debajo de la máscara, se pierde la esencia del personaje", aseguró.

Mucho sacrificio

La vida de este alien no es fácil. Para poder viajar con el traje, Cristopher tuvo que reducir al máximo su equipaje. Una parte del traje viaja en la mochila grande, otra en un carrito y la poca ropa que lleva en una mochila pequeña que lleva en el pecho. El joven chileno aseguró que, una vez que llegue a Paraguay, espera poder establecerse allí y buscar un trabajo estable.
De modo que si se encuentra con un alien paseando por la ciudad de Salta, no dude en acercarse y darle una mano para que su sueño se cumpla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora