Tan importantes son los colores que, desde hace miles de años, se utilizan para curar enfermedades. Esta terapia puede resultar muy efectivo como procedimiento terapéutico en combinación con otros métodos.
Antes, los médicos operaban de blanco; ahora lo hacen de celeste o verde. Esto es porque el blanco excita, altera el sistema nervioso, en cambio los otros dos denotan tranquilidad y relajación. También se dice que tonos como el amarillo melón y los naranjas la sensación de apetito y, por eso, en muchos lugares donde se vende comida son utilizados.
En cromoterapia, cada color tiene un significado determinado y definido. El tono que se utiliza es importante, pero también lo es dónde se utiliza. La zona superior del cuerpo, de la cintura hacia arriba (blusas, camisas, poleras, abrigos, chalecos y bufandas) se relaciona principalmente con el mundo emocional, los deseos y las necesidades. La zona inferior (pantalones y faldas) transmite información acerca de las necesidades materiales y la energía física que maneja la persona, su fuerza y dinámica interna.
Los colores influyen directamente en las personas y la idea de utilizarlos de manera terapéutica es, precisamente, para que contribuyan en el equilibrio perdido a causa de padecimientos físicos, emocionales o mentales.
La cromoterapia, entonces, podría explicarse como un método en el cual "se aplica color a través de instrumentos sutiles como el bastón atlante, que permiten redimensionar la energía de los chakras".
El significado de cada uno de los colores
-Rojo. Es estimulante, en especial, porque incrementa la energía para facilitar la circulación sanguínea. No debe usarse en casos de ansiedad o perturbación emocional.
-Naranja. Favorece la acción de los chakras sacro y bazo. También se utiliza para tratar desequilibrios energéticos en los riñones.
-Amarillo. Considerado un color purificante ydesintoxicante, es utilizado para tratar todo tipo de desequilibrio en el cuerpo físico; también actúa como antiséptico.
-Turquesa. En combinación con rojo, ayuda a erradicar infecciones agudas del flujo de energía.
-Azul. Es calmante, por lo que reduce el dolor. Puede favorecer el crecimiento espiritual y equilibra los patrones del sueño.
-Violeta. Resulta adecuado para los ojos y la energía estancada que causa problemas nerviosos. Favorece la inspiración, la revelación y el desarrollo del ser superior, aunque también puede aludir al logro espiritual.
Magenta. Solo es posible formarlo con combinaciones de luces. Exactamente por debajo de la frecuencia del ultravioleta, la luz magenta activa los chakras más superiores. A nivel bioenergético, actúa sobre los desequilibrios que pueden derivar en enfermedades graves.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora