Un cuantioso cargamento de plata fundida en pequeñas lágrimas fue decomisado en la frontera norte con la República de Bolivia, en la zona de La Quiaca.
El procedimiento, inusual por el valor de la mercancía contrabandeada, lo realizó personal de Gendarmería Nacional en conjunto con la AFIP-DGA.
El metal precioso lo transportaba una camioneta 4x4, cuyo conductor quedó detenido inmediatamente.
La fuerza federal informó que en total se secuestraron 201 kilos 435 gramos de plata fundida, de alta calidad, que se encontraban ocultos en la rueda de auxilio de la camioneta, que había sido detenida en un control de rutina.
El procedimiento se realizó en la provincia de Jujuy, en el mismo un ciudadano de nacionalidad cubana quedó detenido por el contrabando.

De Oruro o Potosí
El exitoso secuestro lo realizó el Escuadrón 21 "La Quiaca" sobre un paso internacional de La Quiaca - Villazón.
Allí los gendarmes detuvieron la marcha de una camioneta Ford F-150 XLT 4x4 proveniente de la ciudad de Oruro (Bolivia) con destino final en la provincia de Tucumán.
El cubano que la conducía se puso extremadamente nervioso al momento de la inspección y, al pretender levantar la rueda de auxilio, los gendarmes quedaron helados.
Al abrir el neumático hallaron 40 bolsas plásticas con las lágrimas de plata.
El personal especializado en pericias criminalísticas de Gendarmería Nacional comprobó que se trataba de plata, cuyo valor de mercado estimaron en más de 3 millones de pesos.
Intervino la Fiscalía Federal de la provincia de Jujuy, que ordenó la detención del cubano involucrado por el delito de contrabando de importación, como así también el decomiso de los 201 kilos del metal descripto y demás elementos de interés para la causa.
La fuerza federal no informó sobre el destino del cargamento de metal precioso y se estimó que el mismo podría haber sido la capital salteña o la ciudad de San Miguel de Tucumán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora