El juicio contra Juan Ramón Díaz, acusado del crimen de Paola Ramírez, llega a su instancia final esta semana y culminará el próximo jueves. El hombre es juzgado por homicidio doblemente agravado en perjuicio de la joven y subsidiariamente por el delito de encubrimiento agravado. Numerosos testigos declararon ya ante la Sala I del Tribunal de Juicio.
En una de las últimas jornadas los jueces Federico Armiñana, Martín Pérez e Ignacio Colombo recibieron los testimonios de profesionales del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), quienes se explayaron sobre las distintas pericias que se realizaron sobre elementos recogidos durante la investigación, más precisamente sobre los exámenes genéticos que concretaron.
Llama la atención que los análisis de muestras de hisopeados al cuerpo de la víctima dieron como resultado que existen dos o más perfiles genéticos, pero ninguno corresponde a Díaz. La principal prueba contra el imputado es que en su casa se halló el celular Nokia C3 rosa de Paola, el chip y la memoria. Tres meses después del asesinato de la chica su chip se activó.
Para mañana está previsto el paso de siete testigos, entre ellos una psicóloga del Gabinete Interdisciplinario del Ministerio Público, quien brindará detalles del perfil psicológico del imputado. Está previsto que las testimoniales se completen el miércoles y que el jueves se produzcan los alegatos y la sentencia.

El crimen

El 12 de mayo de 2014 el cuerpo de Paola fue hallado por peones en la finca Las Higuerillas, entre malezas, con la ropa interior abajo y una cinta roja alrededor del cuello. Según la autopsia, tenía en el cuello un surco de ahorcadura, además de hematomas en la región frontal de la cabeza. La causa del deceso fue asfixia por estrangulamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora