El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, afirmó ayer que la presidente Dilma Rousseff le "mintió a la Nación" cuando negó que haya habido negociaciones para evitar un juicio político con vistas a su destitución.
Cunha, quien durante la víspera autorizó el inicio del juicio a Rousseff, aseguró que emisarios del Gobierno buscaban un acuerdo mediante el cual ellos lo apoyaban en las investigaciones sobre sus supuestas implicaciones en las corruptelas detectadas en Petrobras, a cambio de que él no aceptara que la presidenta fuera juzgada.
La negociación propuesta, según Cunha, también implicaba la aprobación parlamentaria de un nuevo impuesto que el Gobierno pretende crear para aumentar su recaudación fiscal y enfrentar la aguda crisis económica del país. Sin embargo, el jefe de los Diputados aseguró este jueves que se negó a aceptar ese trato.
Cunha insistió en que su decisión sobre el juicio contra Rousseff fue "absolutamente constitucional, además es una mentirosa y eso no es viable para ningún gobierno".
"La presidente dijo que no participaba en negociaciones de ese tipo", pero "le mintió a la Nación y eso es grave", dijo Cunha, quien insistió en que su decisión sobre el juicio contra Rousseff fue "absolutamente constitucional" y apoyada en "hechos" ante los cuales el Gobierno tendrá el más amplio "derecho a la defensa".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora