"Custodia de un ángel" es el libro que María Eugenia Daher presentó ayer en la iglesia Nuestra Señora del Tránsito, y que comenzó a escribir cuando nació su hijo Agustín Llaya, afectado por una enfermedad discapacitante: mielomeningocele.
A 39 meses de la muerte del niño, que vivió 15 años, esta extraordinaria madre invitó a sus familiares y amigos a compartir la conmovedora presentación del libro que resume las penurias atravesadas, la fuerza de la fe para enfrentar la tragedia, lo didáctico e intransigente que suele ser el dolor, la virtud de acompañar en la impotencia y la sabiduría de soltar lo más amado en el amoroso intento de seguir viviendo.
"Hoy hacen ya 39 meses que Agus corre en el cielo. Hoy, particularmente, no quiero sentirme mal. Lo extrañaré con su mejor sonrisa, no le llevaré lágrimas a su urna. No lo visitaré en la tristeza, en cambio pondré en mis oídos la música que le gustaba escuchar. Limpiaré sus recuerdos con la alegría que los coleccionaba. Hablaré de él con congoja, riéndome de su mal humor y recordando sus largas charlas que apasionaban a quienes lo escuchaban. En la parroquia donde a él le gustaba estar, presento el libro que no pudo leer, pero seguramente estará feliz de que lo comparta con ustedes", expresó María Eugenia Daher.
En diálogo con El Tribuno, contó:"Mi hijo tuvo una vida llena de complicaciones, 18 operaciones, no iba a la escuela porque no lo aceptaban y sufrimos mucho por eso. Terminó la primaria con maestra domiciliaria. Y su felicidad era ir al coro de niños de la Iglesia del Tránsito. El me decía que soñaba con ir al cielo y correr. Me decía: "Mamá, yo no soy de este mundo, quiero ir con la Virgen, con Dios y los santos''. Su santo favorito era el Padre Pío por los estigmas, tanto que el tenía una herida en la espalda y decía que era su estigma".
Llena de una providencial energía, con una voz alegre (sin temor al equívoco), Eugenia relató: "Me siento reconfortada por todo lo que me dejó, por todo lo que me enseñó. Siento alegría, verdadera alegría en este momento. Solo me preocupa ayudar a mi otro hijo de 25 años, Maximiliano, que le está costando salir adelante porque no fue fácil para él criarse sin la madre. Imaginate que de los 15 años que vivió Agustín, 13 estuvo internado".
Sobre el día que murió, el 18 de agosto de 2012, Eugenia contó: "Sentí paz por él, aunque mi corazón se partió en pedazos. Levanté la frente pensando que una mamá especial tiene que despojarse de egoísmo. El no tenía la posibilidad de jugar a la pelota, de ir a un parque, de visitar un amigo. Y sobre todo pensé en lo que él me decía: "Mamá no llores porque María no lloraba''. Durante 15 años Dios me ha dado una misión increíble y agradezco todo lo que ha transformado en mí, cómo ha cambiado mi visión de las cosas".
Agregó: "Espero de corazón, que Custodia de un ángel sea un libro que sirva para ayudar, para dar herramientas y esperanzas a todas las mamás que tienen la misión de llevar de la mano a un hijo especial".
Eugenia Daher ya prepara su segundo libro: "Los ángeles no se duermen".
"Estoy segura que Agustín está feliz y que no se aleja. El me decía que venimos al mundo a servir y sé que mi hijo viene a ayudar, hay gente que lo ha visto", concluyó.
El libro
El libro "Custodia de un ángel" estará disponible en la Iglesia Nuestra Señora del Tránsito, en calle Bicentenario de la Batalla de Salta 995 (exVirrey Toledo). Y también con María Eugenia Daher, al tel: 0387 154189810.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora