Hasta hace seis meses, Daniel Scioli estaba convencido de que el sillón de Rivadavia estaba hecho a su medida. Hoy, secundando a José Luis Gioja en la conducción del PJ, el exgobernador bonaerense mantiene su estilo de no confrontación pese a las duras críticas que llueven desde su espacio hacia el presidente Mauricio Macri. "Hubo avances y retrocesos en los cinco meses de gobierno", afirma el exmotonauta. En una entrevista exclusiva con El Tribuno, Scioli admitió que no hay un líder claro dentro del peronismo y evitó pronunciarse sobre si las imputaciones contra Cristina Kirchner eran una campaña en su contra. Además, sostuvo que "el Gobierno tiene una hoja de ruta que es esperar el derrame" pero que mientras tanto la gente está teniendo problemas. "Mi cabeza no está puesta en la aspiración de ninguna candidatura", concluyó.
¿Qué opinión tiene de los primeros cinco meses del gobierno de Mauricio Macri?
Hubo avances y retrocesos. A partir de que se abrió el debate sobre la ley antidespidos, veo una acción del Gobierno para reorientar la agenda más a lo social, a sostener el empleo y fundamentalmente buscar atenuar los efectos del ajuste.
¿Por qué dice que el Gobierno se está enfocando en sostener el empleo si Macri ya avisó que va a vetar la ley antidespidos que el peronismo apoya?
Yo lo pongo por la positiva, busca a la vez una ley para crear el primer empleo y también lanza un programa de obra pública. Además, consciente del impacto que está teniendo la inflación, lanza el programa de Precios Claros. Hay una reacción en la toma de decisiones luego de que todas las expresiones de queja de distintos sectores superaron la cuestión política, sino que se hacen eco de lo que está ocurriendo con las universidades, con los trabajadores, con la industria nacional o con el comercio. Me parece que hay que poner todo el esfuerzo ahora para reactivar la economía, hacerla crecer y desarrollarla.
¿Realmente cree que una ley evitará los despidos? Para el ministro Jorge Triaca es un cepo laboral...
Yo creo que hay que atacar las causas profundas que llevaron a que el país pase de una desocupación muy baja a estar ahora discutiendo una ley antidespidos. El fondo de la cuestión es que los despidos vienen de la detracción de la actividad comercial, de la apertura a lo importado de lo que habíamos empezado a fabricar acá y de la tasa de interés altísima, que amerita que urgente se tomen decisiones. El Gobierno tiene el poder de estar administrando al mismo tiempo el Banco Ciudad, el Banco Provincia, el Banco Nación, el Banco Central. La economía del consumo y las inversiones productivas se desalientan con tasa del LEBAC cercana al 38 por ciento. Hay sectores que habían resurgido como el textil, el calzado, los autopartes y la metalmecánica se ven afectados por la importación de los productos.
Macri le echa la culpa a la herencia recibida del kirchnerismo, de quien usted fue candidato a presidente...
Había una agenda de temas a enfrentar, obviamente yo lo hubiese encarado distinto. Me parece que largar créditos hipotecarios atados a la inflación cuando la suba de precios de abril fue del siete por ciento desalientan a un sector vital del país que es la construcción o la vivienda propia para una familia. El aumento de las tarifas del 500 por ciento, el aumento del transporte, el aumento de los combustibles está afectando al presupuesto familiar y también a las empresas. El abordaje de estos temas era desde mi punto de vista más gradual. Estos temas estaban en la agenda, el tema era el cómo. Yo quiero ser positivo y alertar sobre estas cuestiones, no en un espíritu de crítica sino de hacerme eco de lo que está pasando hoy en distintos sectores de la producción y el empleo.
¿Cómo evalúa esta catarata de denuncias de corrupción contra Cristina Kirchner?
La respuesta tiene que venir de parte de la justicia. Una democracia que madura con el funcionamiento de los tres poderes tiene que desarrollar su responsabilidad constitucional. Es el Poder Judicial el que tiene que llevar adelante esto dentro del estado de derecho, respetando el rol de la debida defensa en las distintas instancias. El Poder Ejecutivo debe gobernar y el peronismo debe hacer una oposición que se haga eco de la defensa de los humildes, los trabajadores y la clase media que está sufriendo las consecuencias de este ajuste. El Gobierno tiene una hoja de ruta que es esperar el derrame, pero mientras tanto hay una realidad que es el día a día y la gente está teniendo problemas.
La expresidenta está imputada en tres causas distintas, ¿coincide con ella en que hay una campaña mediática y judicial en su contra?
Creo que lo importante es que no se politice la justicia ni se judicialice la política. Es muy importante que cada poder en forma libre lleve adelante su rol institucional.
Martín Sabbatella le dijo a El Tribuno que ponía el cuerpo entero en el fuego por Cristina, ¿usted haría lo mismo?
No quiero personalizar. Yo hoy estoy enfocado coherentemente con lo que sostuve en la campaña sobre una agenda del desarrollo. Yo tengo que aportar ideas y propuestas. Ponerme a hacer declaraciones o comentarios sobre temas que están en la órbita de otro poder me parece irrespetuoso.
¿Va a ser candidato a senador nacional el año próximo?
Mi cabeza no está puesta en la aspiración de ninguna candidatura. Mi cabeza está puesta en el lugar que me dio la gente con el 49 por ciento de los votos y contribuir al 51 por ciento que confió en otro camino y que hoy se encuentra con estas dificultades que hacía referencia. Mi oficina es la calle, son los gremios, las fábricas, los trabajadores, los comerciantes y las universidades. Esto exige una atención especial por parte del Gobierno porque con las tasas de interés tan elevadas no ayudan a financiar el consumo. Hay mercados internacionales que están teniendo problemas como Brasil, por eso hay que apostar al mercado interno.
Pese a que José Luis Gioja y usted conducen formalmente el PJ, Juan Manuel Urtubey dijo hace poco que el peronismo no tiene hoy un líder claro, ¿está de acuerdo con esa afirmación?
Sí, hoy hay un partido que ha integrado a todos los sectores que han querido comprometerse nutriéndose de la diversidad y fundamentalmente con la vocación de hacer en esta etapa un partido moderno, convocante, que genere en la sociedad un sentimiento de confianza y esperanza de cara al futuro.
¿Habla seguido con Cristina de Kirchner?
Cuando las circunstancias lo ameritan hablo con todos.
¿Qué autocrítica hace de la derrota electoral que tuvo en noviembre?
Yo encaré la campaña con lo que estaba convencido: las dos alternativas. Algunos me criticaban por decir que había una campaña del miedo y en realidad era la campaña de crear conciencia sobre cuestiones que se están implementando. cuando el Gobierno lanza un plan de Precios Claros está reconociendo que se disparó la inflación. Después el Gobierno tomó un proyecto que yo había trabajado sobre la devolución del IVA a los beneficiarios de planes sociales y esto tiene que complementarse con el 82 por ciento móvil y la discusión de las escalas de Ganancias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora