Hay 4 otras tácticas que son buenas para agradar a las personas y consisten en darles el control... aparentemente. La primera es dejar que hable sobre sí. Investigadores de Harvard descubrieron que hablar de uno mismo puede ser tan gratificante como una buena comida, el dinero o una sesión de sexo. Las áreas cerebrales relacionadas con la motivación y la recompensa se activan cuando compartimos información sobre nosotros, incluso cuando nadie nos está escuchando. La segunda es contarle un secreto. La autorrevelación es una de las mejores técnicas a la hora de construir relaciones. Consiste en hacer partícipe al otro de secretos para que esa persona, a su vez, se abra y se cree un vínculo. Hay estudios que demuestran que cuanto más personales son las preguntas, mayor es la sensación de cercanía. La tercera es percibir a los demás como ellos quieren que lo hagas. Se lo conoce como teoría de la autoverificación. De manera instintiva nos gusta que la gente nos perciba de una manera similar a como nos vemos a nosotros mismos. En una serie de experimentos conducidos en las universidades de Standford y Arizona, se comprobó que las personas con pensamientos negativos hacia sí mismas preferían interactuar con gente que tenía una opinión crítica, mientras que aquellos con una autoestima alta preferían a gente que tenía una buena opinión de ellos. El cuarto punto es actuar como si el otro nos gustara. Los psicólogos hablan de "la reciprocidad del gustar" en la atracción interpersonal. Cuando pensamos que gustamos a alguien, tendemos a que esa persona nos guste también. En un experimento, a cada participante en un debate grupal se le consultó quiénes de las otras personas participantes habían dicho que el o ella, el participante en cuestión, le gustaba. La mayoría tendía a señalar como gente de su gusto a aquellos que supuestamente habían declarado previamente su agrado por esa persona.

Piernas suaves y saludables

Cuando descanses, tratá de mantener elevados tus pies. Así, mejorarás la circulación de tus piernas y disminuirás el riesgo de sufrir de várices. También la depilación es de cuidado. El mejor momento para hacerlo es justo después de la ducha, ya que el vapor suaviza los vellos garantizando mejores resultados. Luego de afeitarte las piernas, no uses de inmediato cremas que posean fragancias muy fuertes o que contengan alfahidroxiácidos, pues es probable que te causen comezón e incluso una erupción.

Cómo resaltar más el cabello

¿Cómo evitar el temido frizz? Para ello usá solo cepillos que tengan dientes anchos, sobre todo, cuando el cabello está seco. Ya al cabello mojado hay que peinarlo como los profesionales: agarrá un puñado a la vez y trabajalo desde el centro hacia las puntas, luego del cuero cabelludo hacia el centro.
Todas las noches es bueno peinar el cabello desde la raíz hasta la punta. De este modo, se distribuirá el aceite natural que se produce en esa zona de tu cuerpo, dándole un brillo natural.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora