*

Declara una exmiembro de la orden del padre Rosa que denunció abusos
Hoy, en el transcurso de la mañana, una exintegrante del Instituto Religioso Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, creado por el sacerdote Rubén Agustín Rosa Torino, se presentará a ampliar su testimonio ante la fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, María Luján Sodero, luego de denunciar que sufrió abusos en la organización. La exreligiosa sostuvo que otros miembros de la comunidad también habrían sido víctimas de abusos sexuales.
La fiscal lleva adelante diligencias penales en torno de las acusaciones realizadas en contra de dos sacerdotes que cumplían servicios en la iglesia de la Santa Cruz. Además del cura Rosa, está siendo investigado Nicolás Parma. Ambos oficiaban en la casa parroquial.
Por otra parte, se supo que hoy también podría presentarse a declarar Rosa, que además es investigado por supuesto lavado de dinero.
Sodero informó que las diligencias penales surgen de acusaciones vertidas por dos antiguos integrantes del instituto religioso denominado Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, quienes acusaron a los sacerdotes Rosa y Parma por supuestos abusos sexuales, hechos que habrían ocurrido entre 2009 y 2013.
La fiscalía lleva adelante varias diligencias. Con respecto a la acusación realizada por uno de los denunciantes en contra de Rosa y Parma, la fiscal dispuso la ubicación de testigos mencionados, entre otras medidas.
Al mismo tiempo, y frente a la acusación contra los dos religiosos de la otra denunciante, que declarará hoy, la fiscalía trabaja para ubicar a personas que podrían aportar nuevos datos, algunas de los cuales se encuentran fuera de la provincia y del país.
Los dos denunciantes refirieron hechos de abuso sexual, consistentes en tocamientos, como así también violencia verbal y psicológica a partir de sucesos en los que eran humillados.
Declararon que algunos miembros eran tratados como esclavos y que no recibían atención médica o contención cuando sufrían alguna enfermedad. Incluso revelaron otros detalles con respecto al manejo de dinero por parte de los acusados.
También aseguraron haber dado a conocer los supuestos abusos y otros hechos de sometimiento a distintas autoridades de la Iglesia. Una de las denunciantes dijo haber recibido mensajes y ofrecimientos de dinero de parte de uno de los acusados.
Estos hechos y otros más relatados en las denuncias son motivo de investigación. La fiscal ordenó una serie de diligencias y medidas probatorias que permitirían reunir elementos.
Pese a la magnitud de las acusaciones, el Arzobispado de Salta no salió a dar ninguna declaración hasta el momento.

El testimonio de la gente

La comunidad de fieles de la parroquia de la Santa Cruz defiende a Rosa frente a las denuncias por abuso sexual que se dieron a conocer a través de un informe de la periodista Miriam Lewin, en TN.
"Yo pertenezco a la parroquia desde muy chico, me cuesta creer en todo lo que se está diciendo. Elijo pensar que no es cierto porque conozco a las personas que mencionan, incluso a las involucradas", señaló un joven del coro de la iglesia.
Otra persona comentó: "Según la noticia, revisaba a los menores de edad, yo estuve aquí desde los 15 hasta casi los 18, y nunca me revisaron, nunca me tocaron, nunca me pusieron un pelo encima y el trato siempre fue respetuoso".
Agregó que conoce al padre desde niño e incluso convivió con Yhair, el chico que denunció a Rosa. "Yo soy de la tanda de él. Eramos muy amigos y nunca me contó nada. Eso es raro", dijo.

"Nos duele la traición"

El sacerdote Juan Francisco es miembro del Instituto Hermanos Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, creado por Agustín Rosa. El padre le dijo a El Tribuno que él es el único que tiene contacto con Rosa. "En estos momentos el padre Rosa no está bien de salud. Él tiene diabetes y problemas al corazón. Esto duele por la injusticia y por cómo se obra", dijo.
En otra parte del diálogo se encargó de resaltar que en la comunidad están muy tranquilos, pero con respecto a la denuncia de abuso dijo: "Estamos muy tristes. Lo que más duele, voy a ser sincero, es la traición cuando son hermanos y hermanas cercanos".
Yahir es el joven que denunció abuso por parte del padre Rosa y de otro sacerdote de la orden. Consultado por el denunciante, el cura señaló: "Yo soy de Cafayate. Lo traje a Yahir, no sé que habrá pensado para hacer estas cosas". El religioso además aseguró que hasta el momento nunca fueron notificados de nada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...