Jorge Gallardo, el intendente de Hipólito Yrigoyen, es el más preocupado por la situación ya que la mayoría de los trabajadores viven en ese pueblo. "El ochenta por ciento de la actividad de Yrigoyen se mueve en base al ingenio y desde hace dos meses estamos viviendo un caos", expresó.
Gallardo señaló: "Por la recesión los comercios están cerrando sus puertas, las familias de los trabajadores están pasando hambre, y por eso valoramos la intervención de la iglesia de colaborar con la apertura de comedores". Dijo que el Concejo Deliberante declaró la emergencia social ante el riesgo de que la situación se agrave con el correr de los días.
"Hemos asistido a la reunión convocada en el obispado para acompañar la propuesta del Sindicato del Azúcar de llevar el tema de la discordia a la Justicia. Creo que es la mejor manera de resolver el conflicto y que pronto los trabajadores puedan volver a la fábrica", señaló el intendente.
El fiscal federal José Luis Bruno explicó que decidió tomar cartas en asunto a partir de la investigación judicial que lleva adelante por los cortes que se están produciendo en la ruta nacional 50 que conduce a la frontera con Bolivia. "Me parece importante que los intendentes, el gremio y el obispado se hayan reunido para aunar criterios y ver de qué manera se puede resolver este conflicto. De mi parte, voy a hacer todo el aporte que sea necesario para encontrar una salida. Y ojalá sea pronto", señaló.
Marcelo Lara Gros, el intendente de Orán, valoró la intervención del obispo Zanchetta. "Estamos convencidos de que el aporte de la Iglesia va a ser importante para encontrarle una salida al conflicto. Todos estamos preocupados, porque no solo los trabajadores están afectados por esta situación", dijo Lara Gros.
Los cortes
Los cortes escalonados en la ruta nacional 50 produjeron ayer un verdadero caos en la mañana. Desde Pichanal hasta la Orán se observaron largas colas de vehículos. El tránsito se habilitaba cada dos horas por espacio de media hora.

Conciliación sin una salida cierta

La conciliación en el Ministerio de Trabajo que estaba prevista para ayer a las 10.30 recién pudo reanudarse a las 15. La demora obedeció al hecho de que los representantes del Sindicato del Azúcar le dieron prioridad a la reunión del comité de crisis convocada por el fiscal José Luis Bruno en el Obispado de Orán.
Con el apoyo recibido de parte de los intendentes de Orán, Pichanal e Hipólito Yrigoyen y del obispo Gustavo Zanchetta, el gremio ratificó con más fuerza la postura de llevar a la Justicia el punto en discordia que mantiene con el ingenio Tabacal.
En representación del organismo laboral estuvieron el secretario de Trabajo, Ramiro Chávez, y el subsecretario de Fiscalización, Alfredo Batule.
Por el gremio asistieron Martín Olivera, Claudio Colque y el asesor legal Enrique Wesneider.
En tanto que por empresa azucarera lo hicieron el gerente de Relaciones Laborales, Jorge Smichousky, y el jefe de Relaciones Laborales, Sebastián Retes.

Para hoy

Como las partes se mantuvieron en su postura, se pasó a un cuarto intermedio para hoy a partir de las 11.
Se informó que de la reunión participará el Ministro de Trabajo de la Provincia, Eduardo Costello, el presidente de Tabacal, Hugo Rossi, y el gerente de Relaciones Institucionales, Juan Carlos Amura. Precisamente, la presencia de estos directivos fue reclamada con insistencia por los gremialistas. Todo hace suponer que llegarán con alguna propuesta para destrabar el conflicto.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora