En la localidad de Metán, el Registro de Operadores de la Carne realizó decomisos por un total de 240 kilogramos de carne porcina proveniente de la faena clandestina. Los productos no poseían los sellos de inspección veterinaria correspondientes y tampoco la documentación respaldatoria, por lo que no estaban aptos para consumo humano. Personal del programa dependiente de la Secretaría de Asuntos Agrarios viajó a Metán para desarrollar una serie de procedimientos. Allí fiscalizaron 21 carnicerías y cuatro cámaras frigoríficas, detectando seis carnicerías que no estaban inscriptas en el registro, procediendo al decomiso de más de 200 kilogramos de carne de cerdo.
Los propietarios de los comercios fueron intimados para que en un plazo de diez días, procedan a regularizar su situación. La función del programa es el control higiénico y sanitario de toda la cadena de comercialización de productos cárnicos en la provincia, a efectos de garantizar la salud pública de los ciudadanos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora