La fría noche del lunes, efectivos del Escuadrón 22 de Gendarmería hacían control vehicular sobre la ex ruta nacional 40, cerca del límite entre Salta y Jujuy. Horas antes habían salido desde la localidad de San Antonio de los Cobres, para instalar el puesto sobre el camino.
En medio de la cerrada noche, los efectivos vieron las luces de un auto que se acercaba al puesto. De repente, al advertir la presencia de los gendarmes, su conductor giró bruscamente y comenzó una veloz huida hacia el salar conocido como El Cangrejillo.
En plena oscuridad y en un suelo complicado, una patrulla inició una persecución controlada. Ante las irregularidades del terreno, los gendarmes dejaron el móvil y continuaron a pie, deduciendo que la misma dificultad para transitar enfrentaba el conductor que intentaba fugarse.
No pasó mucho tiempo hasta que hallaron el auto abandonado. A pocos metros del vehículo y ocultos entre montículos de rocas había 12 bolsas arpilleras que contenían hojas de coca en estado natural.
Los efectivos trasladaron las bolsas hasta la patrulla. Posteriormente, al pesar los bultos, confirmaron que se trataba de 300 kilos.
De inmediato se informó al Juzgado Federal N§1 de Salta que dispuso el traslado tanto del auto como de los 12 bultos al edificio de Gendarmería en San Antonio de los Cobres. Luego lo incautado fue entregado a AFIP-DGA Delegación Salta por estar en infracción al código aduanero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora