El índice IPOD de CAME, que mide la diferencia promedio entre el precio de góndola y origen para una canasta de 20 alimentos agrícolas, se mantuvo estable en marzo. Si bien el 65% de los productos relevados tuvieron aumentos en sus valores al público, también subieron los precios al productor, lo que evitó que aumentara la brecha. Los dos productos con mayores disparidades de precio en el mes fueron la naranja y el arroz. En cambio, se redujo fuerte la brecha de la pera y el brócoli, que venían siendo dos de los productos más afectados por las distorsiones de precios. El IPOD ganadero en tanto, mejoró 5,5% en marzo y la brecha se redujo a 3,8 veces.
La diferencia entre lo que paga el consumidor por los productos agrícolas y lo que recibe el productor en el campo se multiplicó por 5,6 veces en marzo, según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el Área de Economías Regionales de CAME para una canasta de 20 alimentos agrícolas.
A pesar del aumento importante que tuvieron los precios al público de muchos de los productos agrícolas en el tercer mes del año, la brecha se mantuvo sin cambios frente a febrero porque mejoraron simultáneamente los precios recibidos por el productor.
De todos modos, en parte por factores estacionales y por las distorsiones propias de las cadenas de frutas y verduras, existen productos cuyas diferencias de precios siguen siendo elevadas. Efectivamente, en marzo los productos con brecha más grande fueron el Arroz, donde la diferencia entre el precio de origen y destino fue de 11,26 veces; la naranja, con una brecha de 10,33 veces provocada por el ajuste en los precios pagados al productor; la manzana roja, con una diferencia de 9,74 veces; la acelga, con una brecha de 8,86 veces; la pera (8,42 veces) y la frutilla (7,92 veces).
Los productos donde menos se multiplicaron los precios desde que salieron del campo fueron el repollo, con una brecha de sólo 2,43 veces; la lechuga, con una diferencia de 2,93 veces entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor; la mandarina, con una brecha de 3,17 veces y la berenjena, con una brecha en marzo de 3,54 veces.
En marzo hubo 9 productos que mejoraron su brecha. Uno de los más importantes es la pera, donde la brecha continuó descendiendo hasta ubicarse en 8,42 veces, el valor más bajo que tuvo esa fruta desde que se inició esta medición (en agosto de 2015). La mejora fue como consecuencia de los mayores pagos al productor. De todos modos, esa fruta es una de las que mantiene mayor distorsión de precios.
En el otro extremo, los productos con mayor deterioro en la brecha fueron el arroz, dónde creció 6,86 veces (aunque ese aumento se explica exclusivamente por una modificación en la metodología de estimación del precio de origen); la naranja, con un incremento en la brecha de 6,70 veces (de 3,54 a 10,33); la calabaza, con un aumento de 2,15 veces en la brecha, el limón donde la brecha tuvo una suba mensual de 1,9 veces; y la papa, con un ascenso de 1,42 veces en la brecha. Hay productos que tienen estacionalidades en determinados meses del año y eso altera las mediciones en ciertos meses. Hay otros donde el traslado de una región a otra incrementa sus costos. Pero las disparidades de precios en la Argentina superan esos factores detectándose problemas estructurales y comportamientos especulativos que explican por qué lo que paga el consumidor multiplica en tantas veces al costo del producto en el campo. Los altos costos de logística y fletes, la elevada carga fiscal, los abusos de muchos intermediarios y hasta las especulaciones y oligopolios en la oferta en el eslabón comercial generan abultados márgenes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 7 meses

Me gustaría que alguien investigue dónde y por qué se producen esos impresionantes aumento de precios. Por ejemplo en Salta se podría saber fácil cuánto le pagan al productor por las naranjas, qué cuesta el flete desde el norte hasta la ciudad y qué impuestos hay en el camino.


Se está leyendo ahora