Pasado el mediodía, el aeropuerto internacional Martín Miguel de Güemes recibió a uno de los hombres acusados de narcotráfico y homicidio más buscados en los últimos años por la Justicia provincial y nacional. Reynaldo Delfín Castedo Aguilera, quizás uno de los narcos más importantes en la historia de la provincia, arribó procedente de Buenos Aires, celosamente custodiado por Gendarmería Nacional, para luego abordar una camioneta y ser trasladado a la cárcel Federal de General Güemes -Complejo Penitenciario Federal III-, distante a unos 50 kilómetros de Salta capital.
El hombre de 50 años fue detenido el viernes 22 de julio en horas de la tarde en la localidad de Parque Leloir, en Ituzaingó, provincia de Buenos Aires. Para capturarlo actuaron gendarmes que lo descubrieron cuando se trasladaba en una camioneta Toyota Hilux. El presunto capo narco se las ingenió para estar una década prófugo de la Justicia. Según investigadores, podría tratarse de uno de los narcos más importantes en la historia de la provincia, está acusado de ser el autor intelectual en el homicidio de Liliana Ledesma en 2006, y ser miembro -sería en su carácter de jefe- de una asociación ilícita destinada al lavado de dinero proveniente del narcotráfico.
Castedo fue acusado por la causa federal por los fiscales de Salta, José Luis Bruno y Eduardo Villalba, y el fiscal Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) de la Nación; en tanto, interviene en la causa por homicidio el juez de Garantías Segunda Nominación, Nelson Aramayo. Fuentes de investigación cercanas al medio indicaron que en su estadía en Salta solicitarán una ampliación de indagatoria respecto a su vínculo como supuesto líder de una asociación ilícita narco; además se pedirá se le imputen la utilización de los documentos falsos y las tenencias de las armas secuestradas.

Embed
Si bien Castedo estuvo prófugo desde el 2008, se presume que desde ese anonimato siguió operando a favor del lavado del dinero y el narcotráfico. Sospechas que se recrudecieron con los allanamientos realizados en la última semana de julio en fincas ubicada en Salvador Mazza, en el paraje Madrejones, sobre la frontera salteña con Bolivia: El Pajeal y la vecina El Aybal. En esos allanamientos se habría secuestrado una escopeta calibre 16, un uniforme que sería de Gendarmería, un revolver calibre 38 y varias bolsas de arpilleras donde se habrían encontrado productos azucareros de origen boliviano.
Al tratarse de un presunto narco de relevancia internacional, en Salta y el país no descartan que podría estar vinculado a enormes causas de narcotráfico como Carbón Blanco. Tampoco dejan afuera la posibilidad de que Delfín Castedo halla mantenido vínculo con el exjuez Raúl Reynoso, ya que durante los años de fuga del capo narco el encargado de ministrar la frontera caliente en el norte del país fue justamente el exjuez de Orán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora