Las elecciones de ayer, que se desarrollaron sin mayores contratiempos y con algunos incidentes menores y aislados, fueron las más controladas de la historia, según lo afirmó el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, quien sostuvo que los comicios fueron "los más fiscalizadas en la historia del país".
Sin embargo, la demora de casi seis horas en la entrega de datos oficiales puso algo de tensión a una noche que se cerró con festejos en el búnker de Cambiemos y con muchas incógnitas en el oficialismo.
"Fueron las elecciones más controladas y fiscalizadas en la historia", afirmó Alak, quien también destacó el accionar de la Justicia, presidentes de mesa, Fuerzas Armadas y de seguridad y personal del Correo Argentino para garantizar una jornada electoral ordenada.
Alak también recalcó la asistencia a las urnas. "La participación superó en un 5 por ciento" el nivel de las primarias, y "superó al 80 por ciento del padrón", concretó.
Amplio operativo de seguridad
En materia de seguridad, precisó que hubo 96.000 efectivos de las fuerzas armadas dentro de las escuelas, de las fuerzas de seguridad federal fuera de las escuelas con la Gendarmería, la Policía Federal y Provincial.
"Nunca hubo tanta seguridad en el país para una elección nacional", subrayó el ministro, y agregó que trabajaron "400.000 fiscales designados por todos los partidos políticos" para revisar las 95.000 urnas que se repartieron a lo largo y a lo ancho de la geografía nacional.
"Quiero reconocer porque es justo el esfuerzo que han hecho más de 600 mil ciudadanos con alto sentido democrático y cívico para garantizar el derecho de 32 millones de electores a votar", apuntó el ministro.
Y recalcó: "La participación de una nutrida delegación internacional de magistrados, académicos y veedores de los comicios", que fue "un reaseguro para que la comunidad internacional pueda observar la calidad del desarrollo y del escrutinio".
Llovió en algunas provincias
La jornada de ayer estuvo marcada por lluvias en varias provincias e incidentes aislados.
Las inclemencias climáticas afectaron a Santa Rosa, Viedma, Neuquén, Rawson, Córdoba, Tucumán, San Luis, Resistencia, Corrientes y, en el sur de la provincia de Buenos Aires, Bahía Blanca y alrededores.
Si bien se trataba de lloviznas o lluvias intensas pero temporales, el agua alcanzó a dañar caminos y retrasó el inicio de la votación en un centenar de escuelas, donde al mediodía había votado entre el 20 y el 30 por ciento del padrón.
La jornada venía bien hasta que se reportó un hecho desagradable: un votante ingresó al cuarto oscuro en una escuela (EPB Nº 12) de la localidad bonaerense de Villa Adelina y orinó en todas las boletas dispuestas en el aula.
En tanto que un incendio destruyó la escuela Nº 700 de Resistencia, Chaco, y las 14 mesas para votar que debían estar ubicadas allí fueron trasladaron a la Escuela de Formación Profesional del Barrio Toba, informaron las autoridades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora