Más de 500 millones de personas, la mitad de la población del continente americano, corren el riesgo de contraer dengue, chicunguña o zika, virus transmitidos por el mosquito Aedes, estimó este jueves en La Habana la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Son "más de 500 millones de personas que residen en zonas de riesgo en este continente", señaló el director del Programa de Emergencias en Salud de la OPS, Sylvain Aldigheiri, quien dictó una conferencia sobre la situación actual de las enfermedades arbovirales (dengue, chikungunya, fiebre amarilla y zika) en las Américas.
El experto destacó que el zika, detectado en la región en mayo de 2015 y declarado en febrero pasado por la OMS "una emergencia sanitaria global", se ha diseminado a "47 países y territorios". Según la OPS, hasta el cierre de agosto pasado se habían reportado unos 600.000 casos de zika, de ellos 116.000 confirmados.
El zika se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes (aegypti y albopictus), aunque también puede contagiarse sexualmente, y está asociado a trastornos neurológicos como la microcefalia en el feto y el síndrome de Guillain-Barré.
La chicunguña, que fue detectada en la región en diciembre de 2013, se propagó "en dos años a todos los territorios que habían reportado dengue", explicó Aldigheiri, tras subrayar que también se han registrado "más de 1.300 casos confirmados de fiebre amarilla en zonas selváticas" del continente.
Entre 2000 y 2014 se reportaron en la región 14,2 millones de casos de dengue, la arbovirosis de mayor prevalencia en la región, con 7.000 muertes, según la OPS. Aldigheiri intervino en la sesión de apertura de una reunión convocada por la OPS y el Ministerio de Salud de Cuba para aunar esfuerzos en el combate contra este tipo de enfermedades.
La reunión permitirá "definir hojas de rutas que inicien la implementación de la estrategia regional para la prevención y el control de las arbovirosis", dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne. En el encuentro participan directivos de salud y expertos de una treintena de países, incluido Estados Unidos, que está representado por su secretaria de Salud, Sylvia Burwell.
"La situación epidemiológica" de la región es "extremadamente compleja", debido a los altos niveles de infestación del mosquito transmisor, y constituye "un reto que debemos abordar de forma integrada", insistió Etienne.
Los expertos discutirán durante dos días la estrategia aprobada en septiembre pasado por el consejo directivo de la OPS, que abarca la prevención y control del virus, el fortalecimiento de los servicios de salud para su diagnóstico y manejo clínico, así como la vigilancia y control de los vectores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora