El desafío es eliminar la mayor cantidad de Aedes aegypti, sus larvas y criaderos en toda la ciudad. Un desafío que supone la toma de conciencia de los vecinos sobre la necesidad de eliminar los focos infecciosos, criaderos de mosquitos y, a la par, la indispensable presencia del Estado como guía y control de la situación. Se trabaja en toda la capital, y el foco infeccioso más grande está en el norte.
En esa tarea está empeñada la Municipalidad, en un esfuerzo contrarreloj que comenzó en febrero y avanza por el mapa urbano, conforme la magnitud de los focos infecciosos ubicados en un cronograma armado por la Dirección del Primer Nivel de Atención de la Salud y el hospital Papa Francisco.
En los primeros 19 días, se juntaron una tonelada y media de chatarra. En el norte de la ciudad se inició la agenda de trabajo de la intendencia capitalina: Balneario, Unión, 17 de Octubre y Juan Pablo II requirieron descacharrado en primer lugar. Según indicaciones de Salud de la Provincia, llevaron los equipos municipales hacia la zona oeste, con centro de acción en Asunción, El Cambio y San Isidro.
Más cerca en el tiempo, las brigadas de descacharrado y vacunación antirrábica y desparasitado de mascotas "rastrillaron" parte de la zona sudeste, alcanzando a Finca Valdivia, Santa Cecilia y San Benito, y esta semana comenzaron en la zona de Autódromo. Después fue el turno de Floresta (zona este), donde además del descacharrado se hizo nivelación de calles, relevamiento de pozos ciegos y letrinas. "En este momento trabajamos en la zona sudeste. Comenzamos en Finca Independencia y avanzaremos a los barrios aledaños. También comenzamos en barrio Autódromo. Luego, Primer Nivel de Atención nos marca en Gauchito Gil y ex Juan de Dios", detalló Benjamín Cruz, subsecretario de Políticas Ambientales de la Municipalidad.
En la agenda que viene, se destaca nuevamente la zona norte de la ciudad, pero esta vez la denominada "baja", esto es, Lamadrid, General Mosconi, El Pilar y Miguel Ortiz.
Hasta fin de año

"Vamos a seguir hasta noviembre para establecer esta tarea, como política de gobierno. A nosotros nos tocó trabajar sobre la urgencia y la emergencia, pero la idea es llevar a cabo esta tarea en forma anual", explicó Cruz, Y recordó: "Nosotros comenzamos a trabajar tarde porque nos hicimos cargo a mediados de diciembre". Cruz también señaló que ellos trabajan en base a la agenda que marca el Primer Nivel de Atención y el Hospital Papa Francisco, direcciones generales que dependen del Ministerio de Salud. "Ellos nos indican adonde hay más focos infecciosos. En base a esto, nosotros establecimos un cronograma. Anunciamos 72 horas antes a los vecinos del barrio qué día y a qué hora pasarán los camiones de la Municipalidad para hacer el descacharrado con un equipo de desmalezadores que vamos haciendo el saneamiento de distintos frentes. También salen los inspectores municipales notificando a los propietarios y sale el área de Bienestar Animal para la vacunación antirrábica y antiparasitaria", agregó el funcionario municipal.
En zona centro
En cuanto a las acciones previstas para la zona centro de la ciudad, Cruz adelantó que trabajan en un programa "que focaliza las plazas más importantes donde se colocarán contenedores en ciertos horarios que serán informados con antelación para que los vecinos depositen la chatarra". Y remarcó: "La idea es que todos los vecinos se sumen a este trabajo que, aunque tarde, debemos llevar adelante con decisión porque la enfermedad no reconoce fronteras. Es cuestión de dedicar apenas un rato para limpiar patios y observar detenidamente los posibles reservorios del peligroso mosquito".
x
x
x
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora