"No es recomendable ir ahora a Bolivia, a menos que sea estrictamente imprescindible". Esa es el pedido del equipo de lucha contra el dengue, que tiene una clara intención: evitar la propagación de las tres enfermedades que transmite el mosquito Aedes aegypti y que tiene en vilo a varias provincias argentinas, especialmente las fronterizas con Bolivia, Paraguay y Brasil, donde los casos son alarmantes, sin dejar de mencionar otros países latinoamericanos donde la enfermedad hace estragos este año.
"Descacharrado y más descacharrado" es otro de los consejos que más suenan y aunque la palabra "cacharro" no es de uso común entre los argentinos (término muy usado en Colombia), no hay nadie que no haya incorporado el concepto de desechar objetos en desuso que se acumulan en patios y techos y se convierten en los elegidos del mosquito.
Las advertencias van acompañadas con la necesidad de tomar verdadera conciencia sobre el peligro de estas enfermedades y el cuidado en la higiene dentro de las casas y en los peridomicilios para evitar que, en aquellas semanas en las que se registran grandes lluvias, se multipliquen los reservorios que facilitan la proliferación del transmisor del dengue, chikungunya y zika.

Caso confirmado y en estudio
Hasta ahora, Tartagal y las localidades vecinas más próximas no habían registrado casos autóctonos, situación que se atribuye a un trabajo educativo y de limpieza que se sostiene en la ciudad desde 2009.
En esta última semana, en virtud de las particularidades climáticas, el mayor movimiento de turismo, las jornadas de carnaval y la enorme concurrencia de argentinos que van a Bolivia a comprar útiles escolares y zapatillas para el periodo escolar, se detectaron 10 casos sospechosos y solamente uno casi confirmado de una niña de 12 años, que contrajo la enfermedad en Formosa, cuyo primer estudio dio positivo mientras se espera un segundo de reconfrimación.
En tanto, en General Mosconi se reportó un caso sospechoso de chikungunya, que aún debe ser confirmado y que, según trascendió, el paciente contrajo en Bolivia. Cabe recordar que la semana pasada se confirmó un caso de chikungunya en Salvador Mazza. Aún no se reportaron enfermos sospechosos de zika.
El viernes pasado, el director de Epidemiología de la provincia, Alberto Gentile, permaneció en Tartagal buscando que el norte del departamento San Martín, pese a la cercanía con Bolivia, disponga de todos los elementos para registrar la menor cantidad de casos de estas tres patologías.
Hospital preparado
La gerenta sanitaria del hospital Perón de Tartagal, Gladys Paredes, aseguró que "tenemos preparadas las salas para la internación de 30 potenciales enfermos, organizando las horas de enfermería, los insumos y todo lo necesario ante un posible brote de la enfermedad. Toda la población tiene que tener conciencia de que en Bolivia hay un gran brote. Hablé con la doctora Ovando, responsable del hospital de Villamontes (ciudad del sur boliviano ubicada en el departamento de Tarija, dentro de la primera región autónoma el Gran Chaco. Está ubicada en las laderas de la Serranía del Aguarage) y me confirmó que tienen entre 800 y 600 casos de dengue y chikungunya, respectivamente".
La profesional explicó además que, en el caso de Yacuiba, son 300 los casos de chikungunya y un número igual de dengue, según los datos que dio a conocer el país vecino. "A pesar que hace 5 años que estamos trabajando sobre la prevención, no sorprende ni es difícil que se nos presenten casos en este periodo epidémico, pero gran parte de responsabilidad será de los propios vecinos que deben evitar desplazarse a esos lugares de Bolivia, al menos hasta que pase esta gran eclosión de las patologías transmitidas por el Aedes aegypti", recomendó.

Desde Formosa
Sobre el caso proveniente de Formosa, la doctora Paredes explicó que "es una nena que estuvo con su familia en esa provincia y al regresar fue a la consulta a un centro de atención privada. Se le tomó la primera muestra y el martes próximo hay que tomarle la segunda, pero hasta tanto tengamos la confirmación definitiva ya hemos actuado como si se tratase de un caso de dengue. La Municipalidad, el hospital y Mundo Sano hemos trabajado en las 9 manzanas de los alrededores de la vivienda de esta paciente, no solo sacando los caharros sino también controlando posibles pacientes febriles para mantener controlada la situación. La modalidad de trabajo se repetirá en el caso que aparezcan pacientes autóctonos", detalló.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora