Los Autoconvocados de la Cuenca del río Juramento de El Galpón y Vecinos Autoconvocados por un Medio Ambiente Sano (Vapumas) de Metán denunciaron que el río Medina está siendo objeto de una gran depredación de ejemplares de bagres, entre otros, todo favorecido por la total ausencia de controles.
En la edición del martes pasado, El Tribuno hizo referencia a la grave problemática que afecta a los ríos de la zona y al dique El Tunal, y anticipó que luego de la primera tormenta, que ocasiona un aumento importante del cauce, las especies de fauna ictícola, entre ellas el bagre, serían capturado indiscriminadamente por pescadores ilegales que, con redes y cañas, dedican horas a esta actividad.
Tras las intensas lluvias que se registraron desde el martes pasado, cientos de pescadores de El Galpón, San José de Metán y Rosario de la Frontera, entre otras localidades de la provincia y de Jujuy, comenzaron a llegar a la zona del puente sobre el río Medina, en la ruta nacional 16.
Período de veda en Salta Medio Ambiente estableció la veda hasta el 29/02 en el embalse El Tunal, El Juramento y ríos de la zona prohibiendo sacrificar o retener dorados. Una trampa mortal
Justamente allí, hace algunos años, colocaron un caño de grandes dimensiones que impide el paso normal de los peces y quedan atrapados. Es claro ver a cientos de ellos en una lucha desesperada por continuar aguas arriba para desovar.
Pese a las advertencias de organismos oficiales, de este medio y de los ambientalistas que conocen la problemática, ni personal de la Policía ni de Medio Ambiente de la Provincia realizan los controles en el lugar, lo que deriva en una gran depredación, agravada porque los peces se encuentran en periodo de reproducción.
"Esto pasa todos los años y no hay vigilancia. El miércoles recorrí el río Medina donde observé al menos 100 pescadores con cañas que fueron a sacar bagres, aun sabiendo que está vigente el periodo de veda", dijo Julio César Modesti, quien es de El Galpón y miembro de los Autoconvocados de la Cuenca del río Juramento.
"Esto es lamentable porque casi se naturalizó la pesca indiscriminada. Sacan muchos bagres, entre otras especies, y no los conservan, por lo que después terminan tirados en bolsas de arpillera. Es incomprensible la actitud y pésima costumbre que está arraigada desde hace años, pero que todos debemos ayudar a desterrar", destacó.
A la vista de todos
Modesti hizo registros fotográficos de la gran cantidad de pescadores ilegales y de los vehículos estacionados en la zona del puente.
"Alguien tienen que detener esto. Debe intervenir un fiscal de oficio y en forma inmediata y ordenar a la Policía que controle en el río, porque esto es un grave atentado contra la fauna ictícola de la zona", dijo el ambientalista galponense.
Modesti contó que todos los años, en esta época y luego de las fuertes precipitaciones, los bagres, bogas, sábalos y dorados salen del dique El Tunal por los diferentes ríos de la zona para poner sus huevos.
Hugo Zaindenberg, ambientalista: "Evidentemente las autoridades provinciales miran para otro lado ante semejante depredación".
"Esta depredación viene desde hace tiempo y es todo el año con redes, trampas y otros elementos no autorizados", destacó.
En medio de los cuestionamientos por la inseguridad y los problemas ambientales que sufre el departamento de Metán, el jefe de la Unidad Regional 3, Gustavo López, fue ratificado en su cargo, y los vecinos le reiteran sus pedidos de control en los ríos en el marco de las normas que rigen la prohibición de pescar en periodos específicos e informados oportunamente y evitar que, ya pescados, incauten grandes cantidades que finalmente terminan en un basural. "Incautar no es el remedio, sino que se debe atacar el origen del problema y evitar que los pescadores ingresen al río en épocas de prohibición", reiteraron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


daniel cruz
daniel cruz · Hace 10 meses

Que gente pelotuda, que los metan en cana y les cobren una buena multa.


Se está leyendo ahora