La circulación a alta velocidad de los colectivos responsables del recorrido urbano siguen causando accidentes en la ciudad de Rosario de Lerma. Varios vecinos resultaron víctimas de las imprudencias de los choferes y muchos afirmaron que, además, los supervisores los intiman para no denunciar a la empresa prestataria.
Ahora le tocó el turno a un vecino que se trasladaba en moto por el sur de la ciudad. Para colmo cuando el vecino se recuperó, un supervisor de la línea le dijo que no haga la denuncia porque nunca la empresa lo demandará.
En el ingreso del barrio San Jorge, Ángelo Duarte de 56 años, fue colisionado por un interno de la línea 2.
Afortunadamente, el vecino alcanzó a esquivar al colectivo que se le venía encima y pudo maniobrar sobre el cordón cuneta y la vereda para caer finalmente al piso.
Sin embargo, al hombre se le desprendió el casco y sufrió golpes y cortes en la cabeza. Una de sus piernas resultó también con heridas.
Los vecinos llamaron a la ambulancia, mientras el chofer discutía con otros transeúntes por la peligrosa maniobra realizada en el acceso al barrio.
"Quedé inconsciente y me desperté en el hospital. Me suturaron la cabeza y aún me duelen las piernas. Uno de los inspectores me dijo que no se podía hacer nada para que la empresa se hiciera cargo de mi atención médica y luego se fue", contó Duarte.
El vecino se hizo cargo de todos los gastos por remedios y curaciones. Y ni siquiera realizó la denuncia por temor a perder una demanda de parte de la empresa.
"Me sentí con temor. Aparte de ser atropellado, todavía me dicen eso. Aunque la empresa no se haga cargo de este accidente, por lo menos que controle a sus choferes. No quiero reclamar, no vaya a ser cosa que después no pueda viajar en Saeta", agregó el hombre.
No es el primer accidente que tiene como protagonistas a los colectivos de Saeta cuando hacen su recorrido urbano por la ciudad de Rosario de Lerma. Desde que se implementó este nuevo sistema se escucharon airados reclamos de los vecinos de los barrios de la ciudad.
Una postal reiterada
En pleno centro, los colectivos aceleran a más de 80 km sobre la avenida Cecilio Rodríguez, donde ya hubo varios accidentes y todos con el mismo final: el colectivo sigue su viaje y los accidentados deben esperar pericias o bien ser trasladados al nosocomio local.
El Tribuno consultó a la Policía y al área de Tránsito de la comunidad si alguna vez se multó a algún chofer de Saeta por estos excesos y la respuesta fue tajante: "Nunca".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


clon clon
clon clon · Hace 13 meses

si, manejan rápido, hay accidentes, pero para llegar a destino, todavía, como en 1950, demora lo que un avión llega a Buenos Aires, a que se debe????