A seis días del trágico vuelco de un escuadrón de Gendarmería Nacional, que terminó con 43 efectivos muertos a 17 kilómetros de Rosario de la Frontera, el abogado Mauricio Arriagada presentó una denuncia en la que señala serias fallas mecánicas en el vehículo y falta de condiciones previas para efectuar el viaje que tenía como destino la ciudad de San Salvador de Jujuy.
La presentación realizada ante la Fiscalía Federal de turno de Santiago del Estero abrió definitivamente una polémica sobre el estado del ómnibus que cayó 12 metros desde el puente de Balboa al lecho seco del arroyo. También puso en tela de juicio el estado en el que se encontraba el chofer y otras condiciones en las que los 50 gendarmes partieron el domingo a la medianoche desde Santiago del Estero y casi dos horas después sufrían la peor tragedia vial de la fuerza.
"La denuncia la suscribo como ciudadano y tomo como base datos que me han proporcionado algunos familiares de las víctimas", explicó ayer Arriagada en diálogo con El Tribuno.
En su presentación el letrado denuncia "estrago por dolo eventual" y "defraudación al Estado nacional", ilícitos que adjudica "al jefe del Destacamento Móvil 5 de la Gendarmería Nacional, al segundo jefe de esa dependencia, al jefe de Logística de la unidad, al jefe de la Sección que se trasladaba en el colectivo siniestrado, como así también al director nacional de Gendarmería, al subdirector nacional, al director general de Personal y al director de Logística" .

Los cuestionamientos
Arriagada señaló algunos de los aspectos que, a su entender, son fallas que derivaron en la tragedia que costó la vida a 43 gendarmes.
"El vehículo no contaba con habilitación para el transporte de pasajeros ni con inspección técnica vehicular según la ley de tránsito de la provincia de Santiago del Estero ni la ley nacional de tránsito", señaló el abogado. "Si hubiera contado -añadió- tendría que estar plasmado en el colectivo, es decir, el vehículo no tenía la oblea".
Otro punto que remarcó es que "el chofer estaba bajo tratamiento psicológico, es decir, tenía una cuestión médica a resolver, y pese a tener este conocimiento el Jefe del Destacamento Móvil 5 le ordena que maneje desde Santiago del Estero a Jujuy. Hablamos de una persona que conforme a parámetros de razonabilidad no puede manejarse en vehículo", remarcó.
Según testimonios que recibió de efectivos que iban en los otros dos colectivos que integraban el convoy de Gendarmería, "las cubiertas de las ruedas estaban recapadas y no sabemos si con un procedimiento que se hizo en forma homologada o casera, a pesar de que hay partidas en el Ministerio de Seguridad para hacer el recambio de neumáticos conforme al kilometraje", aseguro el abogado que integra el estudio jurídico "Abogado de Gendarmes" con sede central en Córdoba.
Arriagada sostuvo, además, que "el chofer que debía manejar el vehículo se niega a hacerlo y deja constancia en el libro de guardia del Destacamento Móvil 5, donde dice que los neumáticos no están en condiciones y por ello no quería incurrir en mayores responsabilidades. De hecho, una semana y media antes del viaje ese colectivo había reventado un neumático".

Silencio
El abogado remarcó que su denuncia se base en testimonios de los sobrevivientes, de familiares de las víctimas y de efectivos que viajaban en las otras dos unidades.
"Las familias y los sobrevivientes no quieren dar su identidad por temor a represalias internas", afirmó.

La causa iría a la Justicia Federal
El fiscal penal de Rosario de la Frontera, Oscar López Ibarra, se declaró incompetente ayer en la causa abierta por el trágico accidente sobre la ruta nacional 34 que le costó la vida a 43 gendarmes, por lo que el hecho pasaría a ser investigado por la Justicia Federal. Por tratarse de efectivos de una fuerza nacional y haber ocurrido en una ruta también nacional, el fiscal consideró que el caso debe pasar a un juzgado federal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...