Policías de la ciudad de Orán denunciaron en la Fiscalía de Derechos Humanos persecución laboral y espionaje en contra de al menos 15 efectivos que hasta el 2015 habrían desarrollado tareas en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán.
Las víctimas del supuesto espionaje interno de la principal fuerza pública de la provincia dicen que devino de la caída de un nunca declarado cartel policial para el transporte de cocaína, con origen o base en esa ciudad del norte de Salta.
Los denunciantes incluso debieron buscar amparo del Estado a través de sendos hábeas corpus interpuestos por diverso letrados de esta capital.
Muchos de los policías supuestamente espiados por sus pares de la división o Unidad de Inteligencia Criminal se encuentran hoy con carpeta médica y a la espera de la resolución sobre su situación laboral.
Uno de ellos relató a El Tribuno cómo vivió los últimos meses del año pasado y los primeros del presente poco después de que compañeros de la misma fuerza le informaran bajo secreto que estaba siendo investigado junto a su grupo familiar, y que existían informes detallados por hora de sus amistades, vivienda, gustos personales, bienes, diversiones o esparcimiento, estado civil o de relaciones y otros items que figuran en un pormenorizado informe elevado no se sabe a quién, pero de existencia real.
El policía aseguró a nuestro medio que nunca imaginó que la propia fuerza pudiera espiar de esa manera a su personal, sobre todo sin intervención de fiscalía alguna o de un Juzgado de Garantías. Aunque reconoció que las facultades inquisitivas que se aprobaron en el último Código Procesal Penal autorizan a la fuerza a actuar de oficio pero no por tiempo indeterminado y en situaciones irregulares.
"No hay por detrás de estas investigaciones juez o fiscal alguno y varios de nosotros tomamos la iniciativa de investigar el porqué de este comportamiento que, suponemos, fue ordenado por la Jefatura de Policía o alguien incluso superior", dijo la fuente.
Todo comenzó con la caída del cabo Urzagasti en barrio Autódromo, en Salta. Ese cabo llevaba una carga de 74 kilos de cocaína que fue secuestrada por Gendarmería Nacional.
"Por ese tema ningún jefe asumió responsabilidad alguna y comenzó en Orán una cacería de brujas. Nos quisieron endilgar responsabilidad sobre esos y otros tantos sucesos que no tuvieron trascendencia pública a unos cuantos agentes o cabos a los que investigaron hasta abajo de sus sábanas", agregó.
"Lo peor de todo es que después que denunciamos la persecución laboral y el espionaje, el propio subjefe de Policía negó a través de escritos que los demandantes hayamos sido investigados por algunas de las divisiones de la Policía de la Provincia".
"Pero esa negación se contradice con los informes o fotocopias de los informes elevados por los espías a su superioridad y que fueron presentados en su momento como prueba de lo que sostenemos", enfatizó.
Al ser consultado sobre de qué tipo de documentos habla, el uniformado dijo que son informes confidenciales, firmados por personal de Investigaciones.
"No sé cómo pueden decir que no nos estuvieron espiando si tenemos los informes y las fotografías de nuestros bienes, nuestros hijos, nuestras mujeres, nuestras amistades, y las declaraciones de vecinos y demás relaciones. Tiene que haber una explicación y pública de este grave atropello a nuestras libertades", denunció

Según Jefatura, no se los investigó

Así se lo comunicó el subjefe de Policía, Angel Silvestre, al juez de Garantías. El 25 de enero, luego de que un grupo de policías de Orán fueran avisados a través de una filtración de la Unidad de Inteligencia Criminal que estaban siendo investigados y direccionados hacia el caso del supuesto cartel de narcopolicías, los espiados funcionarios públicos solicitaron a través de sendos abogados una inmediata medida cautelar de amparo para ellos y sus familiares, dado que en los informes elevados en la ciudad de Orán, están involucrados datos incluso de los hijos de los policías y de sus respectivas parejas.
El subjefe de Policía, en su informe al juez de Garantías de Quinta Nominación, niega que la Dirección de Seguridad, Dirección General de Investigaciones, Dirección General de Drogas Peligrosas, División de Ejecuciones Operativas, Gabinete Técnico Científico, "estarían" investigando a los presentantes de los respectivos hábeas corpus.
El descargo
En el descargo se detallan las acciones desplegadas por estas divisiones policiales.
Quedó flotando en el aire una pregunta que ni siquiera los supuestamente investigados como los propios defensores pudieron responder.
Si la orden de investigar no salió de los más altos estamentos de la Policía de la Provincia, quién es el autor de los hechos y cuál la finalidad o móvil que perseguía el espionaje de los policías oranenses. Esta y otras desprolijidades advertidas por los letrados aseguran que la integridad física de los uniformados, bajo el ojo de sus propios pares y no de la Justicia, estaría incluso en peligro.

El origen

El 28/4/15 sobre una calle del Autódromo fue detenido un móvil del 911 con 74 kg de cocaína. Solo un cabo fue el responsable.
Filtración
Secreto que dejó de serlo En diciembre de 2015 varios policías, sobre todo de bajo rango, se enteraron de que estaban siendo vigilados, día y noche, por una brigada especial de policías.
Pruebas
Una ayudita interna En enero los policías investigados, además de saberse en esa condición, recibieron parte de los informes confidenciales.
Con la familia
Todos a la misma bolsa Los informes mostraron que la investigación contra ellos incluía sus relaciones, sus bienes e incluso sus actividades de pasatiempo.
Miedo
Ser vigilado, día y noche Para algunos de los investigados saberse vigilados día y noche significa desde cualquier punto de vista una privación de su libertad, negada luego oficialmente.
La verdad
Sin resultados a la vista Nadie sabe a ciencia cierta en qué quedará la investigación interna. Seguirá el camino de la nulidad o al fin se conocerá cómo se infiltró el narcotráfico en la Policía.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 5 meses

La verdad que si son tan " buenos policias " no tandrian que molestarce, cuanddo se tiene la conciencia limpia lo primero que piensa es en no importarle, que investiguen lo que quieran, solo se pueden enojar los que tienen el "culo sucio" porque les saltaran las fichas,

federico ramon corbalan
federico ramon corbalan · Hace 5 meses

en todo trabajo hay delincuentes no solo en la policia. Y quiza todos tengamos un allegado familiar directo o indirecto delincuente... que se investigue esta bien pero es tan debil la cupula policial los jefes son maricones que solo van por la presa facil ...ya que los verdaderos delincuentes forman parte del Sistema donde hay jueces, Doctores, policias, maestros,sobre todos los Politicos, y sus lelales punteros todos forman parte de este sistema de corrupcion...y tendriamos que ser investigados todos para llegar a armar este gran rompecabezas.. que tiene un gran lider.

enrique alcala
enrique alcala · Hace 5 meses

Todo funcionario publico no se tiene que molestar por que se lo controle. Pregunto, los políticos se los puede controla?

DANIEL CORIMAYO
DANIEL CORIMAYO · Hace 5 meses

No están limpios como policías, por eso les molesta que los controlen. No les gusta tomar su propia medicina, verdad?. Si no tienen nada que ocultar entonces porqué se molestan?

DANIEL CORIMAYO
DANIEL CORIMAYO · Hace 5 meses

Todo se debe investigar. Porque se molesta y ofende? Será que son inocentes? SI tiene una vida honesta, porque le preocupa el control y el seguimiento? El que anda por izquierda, es al que le molesta que lo controlen.


Se está leyendo ahora