Cada vez son más frecuentes las quejas de los vecinos que asisten al cementerio local. Ocurre que desaparecen cruces y placas de bronce como así también otros objetos que acompañan a los nichos. Al parecer, los malvivientes ingresarían por la zona posterior colindante al río Rosario. Asimismo, también hay malestar ya que no hay seguridad en la zona que es bastante oscura. "En una oportunidad encontramos una placa prácticamente lista para ser sacada y la semana pasada, cuando vine, ya habían robado la cruz de bronce que lleva la puerta donde descansa mi familia", expresó Ana María Perdigón. El secretario de Obras Públicas, Mario Flores, en diálogo con El Tribuno manifestó: "Tenemos conocimiento sobre este problema y los únicos que pueden ponerle fin es la policía". Flores aseguró que "se pondrá alambrado en las tapias, en especial en la zona oeste, que es la que colinda con el río. Se asegurarán las chapas con ganchos como así también tenemos previsto mejorar la iluminación".
Una vecina, molesta por la situación, comentó: "Encontré el vidrio del nicho de mi mamá roto. Deberían poner más personas a cuidar".
También están las tumbas y nichos escritos. Todo esto es consecuencia de la poca seguridad con la que cuenta actualmente el edificio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora