El martes, la concejala Ivana Soria, de Salvador Mazza, denunció al presidente del Concejo Deliberante de la ciudad, Fabián Conrado Nieto, en diálogo con FM Guapel y posteriormente recurrió a la Justicia para afirmar sus dichos.
"Hay una falta total de respeto y violencia explícita de género contra mi persona, que se manifiesta en el actuar del presidente del Concejo", advirtió.
"Siento que hay persecución contra mi persona. Me están filmando todo el tiempo", señaló la edil luego de la sesión del lunes.
Lo que pasó el lunes fue que apenas iniciada la sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Salvador Mazza, antes de comenzar a tratar el orden del día debía aprobarse el acta de la sesión anterior. Y como Soria no la había leído, prefirió abstenerse. El presidente del Concejo le reprochó su abstención y la sesión se desbandó.
"Yo dije que esto era una payasada porque me estaban cuestionando algo que yo tengo el derecho de hacer", señaló. Sin embargo, el martes los medios titularon que la concejal Ivana Soria trató de payasos a sus pares. "Ponen en mi boca palabras que no he dicho", dijo a FM Guapel.
"El presidente me trata de histérica, cuando yo estaba tranquila y quería expresarme. Él solicitó un cuarto intermedio y yo me negué. Era para calmarme a mí, pero yo no estaba nerviosa", expresó. "Y hubo amenazas respecto de que si sigo con esos comportamientos me van a hacer un llamado disciplinario", contó.
Soria no se quedó en sus diferencias con Nieto y Cazón, y arremetió también contra algunos medios de Salvador Mazza. "Algunos medios dijeron que traté de payasos a mis pares pero eso es falso; yo dije que los cuestionamientos que me estaban haciendo eran payasadas. Lamentablemente la sesión se viralizó, porque ellos mismos subieron las imágenes a las redes sociales. Estos medios, es sabido por todos, se manejan según su propia conveniencia y según lo que les paguen, informan algunas cosas y otras no. Y por eso han editado groseramente el material, porque tienen mala intención e intentan favorercer al presidente del cuerpo, del cual reciben una jugosa pauta", consideró, muy molesta por la situación.
El 1 de abril de este año hubo cambio de autoridades en el Concejo, ya que ella dejó de ser presidenta y le dejó el cargo a Nieto. "Tengo testigos de la violencia que hubo contra mi persona. Estaba la entonces secretaria legislativa, Liliana Luján, y estaban todos los concejales. Me maltrató de forma verbal, apocando mi persona, diciendo cosas que no debería haber dicho", denunció Soria una vez más.
Luego, la edil anunció que, a través de un abogado, realizará las denuncias pertinentes también ante el Inadi "por el maltrato, la violencia de género y la privación de la libertad para poder expresar mis ideas".
"Antes fueron palabras muy agraviantes, pero ya me voy haciendo insensible a esta situación. Pero queremos que esto no vuelva a ocurrir. Hay que actuar para que esto no se siga dando. Estamos dando un mal ejemplo", sentenció la edil.

"Tengo testigos de la violencia en mi contra desde abril, en presencia de la secretaria legislativa, Liliana Luján, y todos los ediles", Ivana Soria

Lo que dicen sus pares
"Están poniendo en mi boca palabras que yo no dije". "No soy violento y me denunciaron por algo que nunca sucedió". "Acá no somos payasos, venimos a trabajar", fueron las expresiones de los concejales de la localidad de Salvador Mazza que el lunes anterior, apenas iniciada la sesión ordinaria, tuvieron, primero un altercado, luego una discusión que llegó a los gritos y que finalmente desembocó en una denuncia de la edil del FPV, Ivana Soria, contra el presidente del cuerpo, Conrado Nieto.
El presidente del cuerpo de la localidad fronteriza recordó que "todo comenzó el lunes apenas iniciábamos la sesión. Yo pedí la aprobación del acta anterior del cuerpo, algo habitual y rutinario en cualquier lugar. Pero la concejala del oficialismo, Ivana Soria, me dijo que no la iba a votar sino que quería leerla completa. Mi respuesta fue que si quería leer las casi 100 hojas tenía que venir más temprano, no 10 minutos antes, como es costumbre en ella. Eso la sacó totalmente de sí y esta señora comenzó a levantar la voz cada vez más".
Nieto aseguró que "en ningún momento le falté el respeto, le grité ni la amenacé ni nada que se le parezca. Como yo veía que cada minuto se ponía más nerviosa pedí un vaso con agua para la concejal Soria, lo que la puso peor todavía. Nos trató de payasos y ahí fue cuando intervino la concejala Cristina Cazón, saliéndole al cruce y pidiéndole más respeto", relató Conrado Nieto.
"Pero lejos de bajar el tono, se ponía más y más violenta, al punto que gritaba. Lo único que hice fue decirle que en ese estado no iba a tener el uso de la palabra. Hoy (por ayer), me desayuno con que me había denunciado por violencia de género, porque vulneré su derecho a expresarse. Es muy lamentable que precisamente una mujer use un tema tan serio como es la violencia de género. Me siento muy mal porque nunca en mi vida le levanté la voz y mucho menos ejercí violencia psíquica, física ni verbal contra una mujer", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora