La oleada de violencia entre estudiantes del secundario también alcanzó a la comunidad educativa de Pichanal que, evidentemente preocupada, pide que el Estado intervenga de manera rápida y eficiente.
Esta vez, al menos cinco chicos de la escuela 5078 Fray Mamerto Esquiú, están sufriendo acoso físico y psicológico de sus pares. Y así lo denunciaron algunas madres, aunque solo una de ellas se animó a denunciarlo: "Como una advertencia, mi hija venía soportando amenazas de otras estudiantes, particularmente en los horarios de entrada y salida de la escuela y en las clases de Educación Física en el complejo deportivo. Llegó a un punto en que, a veces, por el miedo, se volvía a casa. Pero el pasado lunes 24 sufrió una golpiza de tal magnitud que la dejaron inconsciente. Quedó desfigurada y recibió patadas en todo el cuerpo".
El relato lo hizo a El Tribuno una mamá que, además de hacer la denuncia policial correspondiente, aseguró que no permitirá que esto se repita. "Está sufriendo bullying, como otras chicas, y las autoridades educativas son indiferentes. Hasta me trataron mal a mí cuando fui a plantear el problema e inclusive me dijeron que no diga nada ni vaya a los medios. Es increíble lo que está pasando", dijo.

Varios casos

La mujer fue clara en sus conceptos y aseguró que otras madres no hablan "porque tienen terror, no solo de los violentos sino del mismo colegio, ya que sus directivos e inclusive la supervisora de la zona, que conoce perfectamente el problema, demostraron que no les interesa nada".
Explicó que, por la paliza que recibió su hija de 15 años, el ataque fue en banda y no de una sola persona. "Mi nena es atacada por su color de piel y porque tiene el cabello crespo. Igual que otra compañerita, que también es morocha, tienen que tolerar que les digan 'negras de m...' y muchos insultos verbales. Ya llegaron al ataque físico y todo permanece en la impunidad. ¿Qué esperan las autoridades? ¿Una desgracia irreversible.. que muera un chico para hacer prevención y educación?", se preguntó.
Cuenta que el día de la agresión, unas mujeres del primer loteo de Misión San Francisco, sector donde funciona la escuela, corrieron a socorrerla, "pero no podían quitarle de encima a las otras chicas. Cuando lo lograron la mojaron para que reaccionara y de allí pasó al hospital. Aún falta que le hagan nuevos estudios neurológicos".
La adolescente concurre al turno vespertino, de 16 a 21, y fue cuando regresaba caminando hasta su casa, ubicada a unas 20 cuadras, que recibió la golpiza.

Con la directora

La madre de la niña agredida explicó que se reunió con la directora del establecimiento, Beatriz Rodríguez. "Ese día la llevé a mi hija para que viera cómo la desfiguraron. Pero se burló de mí y de las otras madres. Evadió el tema, no quería que habláramos. Luego hubo una reunión y se repitió la situación. Nunca hicieron un informe ni tomaron medidas. Solo yo hablo, aunque otros padres me apoyan con mucho miedo. La única seguridad soy yo, que la acompaño ida y vuelta y hasta me quedo esperándola. La seguridad debió haberse previsto, porque hay muchos casos de agresión y peleas en el camino y todos saben eso. Hay muchas irregularidades aquí", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora