El conflicto entre algunos vecinos y la Municipalidad de Quijano por la instalación y puesta en funcionamiento de una antena de telefonía celular en un sector urbano, tomó ribetes preocupantes en las últimas horas tras el atentado sufrido por la familia de Agustín Barbarán.
El abogado y vecino tiene su residencia familiar a escasos 200 metros de donde se instala la polémica estructura. Desde el inicio de las manifestaciones en contra de esta obra y su puesta en funcionamiento, Barbarán se mostró a favor de hacer respetar la ordenanza 20/13 que establece que "el terreno donde se instale la antena deberá estar ubicado a 1.500 metros lineales de la última vivienda habitada del pueblo".
"Hago responsables a las autoridades de la integridad de mi familia. Pasamos un momento desagradable el miércoles con mi esposa y mis hijos. Arrojaron una piedra que impactó en una ventana de mi casa. A metros de donde cayó la piedra estaba uno de mis hijos. Apenas llegué y me enteré de lo ocurrido puse la denuncia. Vivo desde siempre en Quijano y nunca sufrí semejante agresión, solo porque soy parte de un reclamo justo", declaró Barbarán a la prensa.
Numerosos vecinos pidieron el cese de las obras y el traslado de la antena. Desde que se comenzó a erigir la estructura en un terreno próximo a un populoso barrio y en cercanías del complejo municipal, los vecinos iniciaron su reclamo, que está amparado y justificado por una ordenanza del 2013.
A todo esto la comuna explicó que la norma se refiere a la instalación de antenas de alta tensión con emanación de radiofrecuencias.
Por eso otorgó una prefactibilidad para la torre de 45 metros aduciendo que "el emplazamiento solicitado es una zona de improbable crecimiento urbanístico masivo, por ello se considera factible la instalación del equipo".
La comuna argumentó que Obras Públicas asegura que fueron presentados los legajos técnicos pertinentes.
"La ordenanza habla claramente de que es para las antenas de alta tensión que emitan radiofrecuencias. Es decir que se debe interpretar en su totalidad, no en parte. Por otro lado hemos tratado de dialogar con las autoridades, pero no dan la cara y hasta inventaron que le queremos tomar la comuna", puntualizó Barbarán.
El abogado adelantó a El Tribuno que las presentaciones realizadas por este tema en la Justica provincial pasarán a la órbita federal. "Hemos buscado por todos los medios el diálogo y no obtuvimos respuesta. Por eso digo que las autoridades hacen abuso de poder".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Me parece que hay un alboroto tremendo por parte de mucha gente asustada por una torre de transmisiuón de telefonía celular. Sería interesante saber qué potencia de transmisión tienen estos equipos y qué potencia de señal hay en los alrededores de la antena. Supongo que eso las autoridades (¿hay?) lo deberían saber o exigir a las empresas propietarias de las torres. Otra cosa, si tiene miedo a las ondas de radio, use el celular en la punta de un selfie stick porque su teléfono irradia igual que las torres.

Eduardo Arias
Eduardo Arias · Hace 1 mes

Me parece correcto y justo el reclamo del Dr. Barbarán. En los pueblos del interior la vida era muy sana hasta que tentaron a los políticos con elevadas dádivas y dejaron de pensar en el prójimo, en el vecino. En la capital hay tantas de estas antenas basuras que la calidad de vida ha disminuido notablemente. Nos atraviesan ondas electromagnéticas todo el tiempo y nadie hace nada. Lo felicito Dr. Barbarán por pensar en el bienestar de sus hijos y de sus conciudadanos. Lamentablemente los intereses económicos de las empresas y de los políticos primarán.