Las familias ocupantes de terrenos inhabitados en el barrio Islas Malvinas de Rosario de Lerma comenzaron a desalojarlos voluntariamente para evitar sanciones judiciales.
La mayoría de los usurpadores tienen la tenencia de sus terrenos, pero no pueden construir por falta de dinero.
Este fue el motivo de la ocupación ilegal. Ante el rumor de adjudicaciones irregulares y de que pronto iban a hacer posesión de los lotes sin habitar por parte de algunas familias, los titulares empezaron a meterse el martes a la noche, en cualquier terreno sin importar a quien le perteneciera.
La idea era hacer frente a la alternativa de quedarse sin nada, sólo por no haber hecho uso de la posesión de la adjudicación.
Así, un solo caso de usurpación sin ningún tipo de documentación, quedó en manos de la fiscalía penal de Rosario de Lerma. Es el referido a un pariente de la presidente del centro vecinal, que deberá desalojar un terreno adjudicado a Paola Polanco en un plazo no mayor de dos semanas.
La denunciada llegó hace pocas menos de un mes a este barrio y se había ubicado en un lote con dueño pero vacío.
"Todos los casos hacen referencia a falta de dinero para edificar. Ese fue el motivo de semejante movimiento de ocupación ilegal de familias y hasta adjudicatarios se metieron en terrenos de otros adjudicatarios. Ahora están retirándose, entendiendo que pueden perder el beneficio", acotó Ángel Sarmiento, subsecretario de Tierra y Habitat provincial.
El funcionario, reunido con concejales locales, explicó claramente la situación de las familias de Islas Malvinas.
De los 540 terrenos, un gran porcentaje fue adjudicado. De este grupo, todos con posesión, algunos pudieron construir sus viviendas, otros apenas levantaron los cimientos y otros directamente los abandonaron.
"Tenemos casos de familias que no pueden construir nada por falta de medios, otros que tienen avanzada la edificación. Pero hay también, quienes poseen documentación de tenencia pero sin adjudicación, esos son papeles apócrifos. Todos tienen necesidad, pero debemos regularizar la situación. Porque algunas familias tienen trámites iniciados, sin tenencia, y con posibilidades de construir. Vamos a analizar caso por caso", dijo Sarmiento.
Para el caso de terrenos con el 70% construido se les dará un plazo de tres meses para habitarlo, con un 50%, cuatro meses y a los que no tengan edificación alguna, seis meses.
Los concejales manifestaron su preocupación por las denuncias de familias que hacen referencia a documentación melliza de los terrenos.
"Esperemos que no aparezcan más beneficiarios. Si hay gente que no los habita porque no tiene dinero para construir es una cosa; pero si el adjudicatario es un especulador o un acomodado político, es otra", advirtió el edil Adrián Palacios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia